FISICROMIA DE CARLOS CRUZ DIEZ

Recorrerte con la mirada es descubrir la infinita ambivalencia del color. Una miscelánea de matices vibra en tus baldosas hechas de primordial arcilla. De la cerámica, salta inaprensible el color a las retinas del asombrado caminante: arte en movimiento, soportado por platinas de aluminio y ganchos de hierro. Y delante de ti, la quieta estatua de Bello, a la cual escoltas en el ameno contraste de cada hora, de cada día.

Carmelo Urso (twitter @carmelourso) y H.D.D. Scutaro (twitter @scutarohdd)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s