Pablo de la Barra

Mi abuela Paula tenía un conuco que daba mucho maíz. Un día llegaron los cuervos y empezaron a comerle la cosecha. Entonces, mi abuela hizo un espantapájaros que le quedó tan buena gente, que en vez de espantar los pájaros los atraía. Poco tiempo después, mi abuela, harta de tanta inutilidad, le echó de casa. El espantapájaros tomó sus inexistentes pertenencias y se fue a Hollywood donde conoció a Dorothy, actuó en varias películas del mago de Oz y ganó muchos oscars.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s