mandala 5

Carmelo Urso

Twitter: @carmelourso

Es tradición atribuir a Hipócrates (460-377 a.C.) la acuñación del término aforismo. Este griego célebre es considerado el padre de la medicina occidental. En una época en que a las plantas se le atribuían arbitrarias cualidades mágicas, Hipócrates sistematizó sus propiedades curativas con acuciosas observaciones. Fue el primero en recopilar de manera organizada los síntomas de los pacientes para elaborar diagnósticos a partir de ellos, práctica que le permitía predecir el curso de las enfermedades. Además, estableció relaciones entre las emociones y ciertas patologías –lo cual le convierte en precursor de la medicina mente-cuerpo– y por si fuera poco, razonó que el contenido de los sueños podía revelar la verdadera naturaleza de los trastornos orgánicos.

Hipócrates
Hipócrates

Además de genio de la medicina, Hipócrates fue excelente escritor. Sus textos están recopilados en el volumen Aforismos (Editorial Obelisco, 2002). El término aforismo significa “definición”. Con el paso de los siglos, el vocablo pasó a designar una manifestación literaria caracterizada por la concisión. El Diccionario de la Real Academia Española la define así: sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en una ciencia o arte. En el caso de Hipócrates, eran locuciones de pocas palabras que exponían una verdad nacida de su práctica terapéutica. Ésta suele ser una característica del verdadero aforismo: es una frase sapiencial que nace de una experiencia de vida.

Algunos aforismos atribuidos a Hipócrates son: “A grandes males, grandes remedios”; “trabajar con hambre no es bueno”; “la vida es corta; el arte, largo”; “cuanto más alimento dieres a un estómago cargado de impurezas, más agravarás el mal”; “criticar sin mejorar los trabajos de los demás es una grave prueba de ignorancia”. Escritos hace 2.500 años, tales pensamientos siguen teniendo una luminosa vigencia. Y es que el aforismo expresa, con sucinta elegancia, una verdad que soporta el pesado paso de los siglos.

Se denomina aforista al escritor que compone este género de textos. Entre ellos podemos destacar los nombres célebres de Heráclito, Baltasar Gracián, Michel de Montaigne, Georg Christoph Lichtenberg, François de La Rochefoucauld, Gottfried Leibniz, Friedrich Nietzsche, Søren Kierkegaard, Oscar Wilde, Augusto Monterroso, Juan Ramón Jiménez, Samuel Johnson, Emil Cioran, Elías Canetti, entre muchos otros.

Deleitémonos con algunas de sus más famosas frases:

Heráclito
Heráclito

Heráclito (540 AC-470 AC, filósofo griego): “Nadie se baña dos veces en el mismo río porque todo cambia en el río y en el que se baña”. “Los perros sólo ladran a quien no conocen”. “La enfermedad hace agradable a la salud, el hambre a la saciedad y el trabajo al reposo”. “Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco”.

Michel de Montaigne

Michel de Montaigne (1533-1592. Escritor y filósofo francés): “Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis”. “El que no esté seguro de su memoria debe abstenerse de mentir”. “El signo más cierto de la sabiduría es la serenidad constante”. “Quien no vive de algún modo para los demás, tampoco vive para sí mismo”.

Baltasar Gracián

Baltasar Gracián

(1601-1658. Escritor español): “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”. “Hay mucho que saber, y es poco el vivir, y no se vive si no se sabe”. “El mentiroso tiene dos males: que ni cree ni es creído”. “Cada uno muestra lo que es por los amigos que tiene”.

François de La Rochefoucauld
François de La Rochefoucauld

François de La Rochefoucauld (1613-1680. Escritor y militar francés): “Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse”. “Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera”. “No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay”. “Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo”.

Gottfried Leibniz
Gottfried Leibniz

Gottfried Leibniz (1646-1716. Filósofo, físico y matemático alemán): “Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad”. “Sobre las cosas que no se conocen siempre se tiene mejor opinión”. “La experiencia del mundo no consiste en el número de cosas que se han visto, sino en el número de cosas sobre las que se ha reflexionado con fruto”.

Georg Christoph Lichtenberg
Georg Christoph Lichtenberg

Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799. Profesor de física y científico alemán): “Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente que nos hacemos viejos”. “La inflación es como el pecado; cada gobierno la denuncia, pero cada gobierno la practica”. “El amor es ciego, pero el matrimonio le restaura la vista”. “El matrimonio, al contrario de la fiebre, comienza con calor y termina con frío”.

Samuel Johnson
Samuel Johnson


Samuel Johnson (1709-1784. Escritor y dramaturgo inglés):
“Se puede tener por compañera la fantasía, pero se debe tener como guía a la razón”. “Las grandes obras son hechas no con la fuerza, sino con la perseverancia”. “Las cadenas de la costumbre son generalmente demasiado débiles para que las sintamos, hasta que son demasiado fuertes para que podamos romperlas”. “Para poder enseñar a los hombres a decir la verdad, es preciso que aprendan a oírla”.

Søren Kierkegaard
Søren Kierkegaard

Søren Kierkegaard (1813-1855. Ingeniero, literato y filósofo danés.): “Si realmente el período de noviazgo es el más bello de todos, ¿por qué se casan los hombres?”. “Si te casas lo lamentarás. Si no te casas, también lo lamentarás”. “El ser humano es una síntesis de lo temporal y lo eterno, de lo finito y lo infinito”. “La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada”.

Friedrich Nietzsche
Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche (1844-1900. Filosofo alemán): “No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada”. “En el amor siempre hay algo de locura, pero en la locura siempre hay algo de razón”. “La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”. “La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte”.

Oscar Wilde
Oscar Wilde

Oscar Wilde (1854-1900. Dramaturgo y novelista irlandés): “A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante”. “La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse”. “Perdona siempre a tu enemigo: no hay nada que le enfurezca más”. “No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Juan Ramón Jiménez (1881-1958. Escritor español, Premio Nobel de Literatura 1956): “Mi libertad consiste en tomar de la vida lo que me parece mejor para mí y para todos; y en darlo con mi vida”. “La poesía es un intento de aproximación a lo absoluto por medio de los símbolos”. “Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno”.

Augusto Monterroso
Augusto Monterroso

Augusto Monterroso (1921-2003. Escritor hondureño, precursor de la microliteratura moderna): “Aun el aplauso del necio agrada al sabio.” “Es cierto, la carne es débil; pero no seamos hipócritas: el espíritu lo es mucho más.” “Vale más un amigo cuando estás en la opulencia que tres en la desgracia. En la opulencia conservas al amigo en la pobreza pierdes a los tres”. “El artista no crea, reúne; no inventa, recuerda; no retrata, transforma.”

Emil Cioran
Emil Cioran

Emil Cioran (1911-1995. Escritor y filósofo rumano): “El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida”. “La naturaleza, buscando una fórmula que pudiera satisfacer a todo el mundo, escogió finalmente a la muerte, la cual, como era de esperar, no ha satisfecho a nadie”. “El problema es que nunca he llorado y mis lágrimas se han transformado en pensamientos tan amargos como ellas”.

Elías Canetti
Elías Canetti

Elías Canetti (1905-1994. Autor búlgaro en lengua alemana. Premio Nobel de Literatura 1981.): “Una ofensa tiene valor exactamente en la medida en que te obliga a reflexionar”. “El que supera la alabanza, la merece”. “El que lucha por conservar la fama está perdido”.

Libertador Simón Bolívar

Nuestro Libertador, Simón Bolívar, fue también notable aforista. Su pluma fue tan eficaz como su espada y su palabra tan perdurable como sus obras. He aquí algunas de sus sentencias más famosas: “moral y luces son nuestras primeras necesidades”. “Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”. “El talento sin probidad es un azote”. “El arte de vencer se aprende en las derrotas”. “La Justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”. “De lo heroico a lo ridículo no hay más que un paso.” “Un ser sin estudios es un ser incompleto.”

Como vemos, los aforismos pueden reflejar los más diversos estados de ánimo, desde la risa hasta la tristeza, desde la ironía hasta la amorosa esperanza, desde la fe en las instituciones hasta el absoluto descreimiento en ellas. Algunos son transparentes como el agua, otros obscuros como profecías. Unos provienen de una experiencia íntima, otros nacen de la serena observación de las experiencias de nuestros semejantes. El humor, la solemnidad, la duda, la certidumbre y el desparpajo caben por igual en tales locuciones. Lo importante es la belleza estilística con que están escritas y la sapiencia que destilan en muy pocas palabras.

pajarito twitter

Con el advenimiento de las redes sociales, el aforismo ha tenido un notable resurgimiento. Se ha vuelto habitual protagonista del twitter, donde prospera a sus anchas –a veces con originalidad, a veces reiterando viejos lugares comunes. En esta post-moderna sociedad de la información –donde todas las actividades humanas parecen signadas por el furor de la velocidad– resulta contradictorio que fórmulas literarias pre-modernas, como el aforismo y el haiku, se tornen objeto de moda.

¿Por qué? Porque no por breves los aforismos deberían ser leídos con superficial apuro. Al contrario, estas concisas sentencias pueden suscitar en nosotros momentos de comprensión profunda. A la lectura del aforismo debería seguir un espacio para el reflexivo entendimiento. Espacio que no existe en el atiborrado time-line del twitter, donde los mensajes se suceden sin cesar, sin orden ni concierto, entre chismes farandulescos y ácidos rumores.

Elogio de la lentitud

En su libro Elogio de la Lentitud, el autor francés Carl Honoré expresa: “¿Quién quiere vivir sin Internet o sin los vuelos en avión a reactor? El problema estriba en que nuestro amor a la velocidad, nuestra obsesión por hacer más y más en cada vez menos tiempo, ha llegado demasiado lejos. Se ha convertido en una adicción, una especie de idolatría. Aun cuando la velocidad empieza a perjudicarnos, invocamos el evangelio de la acción más rápida. ¿Te retrasas en el trabajo? Hazte con una conexión más veloz a Internet. ¿No tienes tiempo para leer esa novela que te regalaron en Navidad? Aprende la técnica de la lectura rápida. ¿La dieta no ha surtido efecto? Prueba con la liposucción. ¿Demasiado atareado para cocinar? Cómprate un microondas. No obstante, ciertas cosas no pueden o no deberían acelerarse, requieren tiempo, necesitan hacerse lentamente. Cuando aceleras cosas que no deberían acelerarse, cuando olvidas cómo ir más lentamente, pagas un precio”.

Normalmente, pagamos ese precio en estrés, enfermedades, obesidad, cansancio crónico, síndromes conductuales, déficits de atención y caóticas relaciones interpersonales. Todo lo contrario a las verdades atemporales que recogen los aforismos. La sabiduría es un plato que se cocina a fuego lento. Un aforismo puede estar escrito con no más de diez palabras, pero la maestría personal que le sostiene puede ser el fruto de años, décadas de experiencia. Bebamos de ese saber con placentera calma, con perspicaz serenidad, para asimilar a plenitud sus deliciosas y trascendentes virtudes.

mandala 6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s