Armando Alanís
Armando Alanís

Armando Alanis

1.- Al grano.

2.- Un minificcionista es un tipo de pocas palabras.

3.- ¡Atrévete! La minificción no es para pusilánimes.

4.- Una minificción es un dardo venenoso que da en el blanco.

5.- Evita la tentación de convertir tu minificción en un cuento largo.

6.- En una minificción no debe sobrar nada… ¡Ojo! Tampoco debe faltar nada.

7.- Las mejores minificciones tienen la extensión de un solo párrafo; las sublimes, de una sola frase.

8.- Uno se tropieza con las minificciones en la calle, en el café, en la cantina, en cualquier sala de
espera, en la página roja del vespertino, en el table dance y ante el pelotón de fusilamiento.

9.- Guarda tu minificción, ya corregida, en la gaveta del escritorio cuando menos una semana antes
de enviarla a un periódico o revista.

10.- De cada diez minificciones que escribas, tira nueve a la basura.

Este decálogo es inédito y lo publicamos por cortesía de su autor.

Otras lecturas, otros mandamientos de Armando Alanís: Fosa común. Ficciones súbitas, México,
Ediciones Fósforo, 2008.

Tomado de http://cuentoenred.xoc.uam.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s