Tomado de http://www.infobae.com/2013/04/12/705543-decalogos-escritores-celebres-autores-principantes

Annie Proulx

1 Procede lentamente y con cuidado.

2 Para asegurarte que procedes con lentitud, escribe a mano.

3 Escribe lentamente y a mano solamente los temas que te interesan.

4 Desarrolla destreza a través de años de extensa lectura.

5 Vuelve a escribir y editar hasta lograr la frase/párrafo/página/artículo/capítulo más afortunado.

Joyce Carol Oates

1 No trates de anticipar a un “lector ideal”; puede haber uno, pero él/ella está leyendo a alguien más.

2 No trates de anticipar a un “lector ideal”, a excepción de ti mismo tal vez, en algún momento en el futuro.

3 Sé tu propio editor/crítico. ¡Compasivo pero despiadado!

4 A menos que estés escribiendo algo muy avant-garde –todo retorcido, gruñido y “obscuro”–, debes estar atento a las posibilidades de la utilización de los párrafos.

5 A menos que estés escribiendo algo muy posmoderno –consciente, reflexivo y “provocador”– debes estar atento a las posibilidades de la utilización de vocablos simples conocidos en lugar de de “grandes” palabras polisilábicas.

6 Ten en cuenta a Oscar Wilde: “Un poco de sinceridad es peligrosa, y una gran cantidad de ella es absolutamente fatal”.

7 Mantén el corazón alegre, esperanzado. Pero espera lo peor.

 

Will Self

1 No mires hacia atrás hasta que hayas escrito un borrador completo. Comienza cada día continuando la última frase que escribiste el día anterior. Esto evita sentimientos serviles, y significa que tienes una cantidad importante de trabajo antes de llegar a la verdadera labor que es el de…

2 …la edición.

3 Lleva siempre contigo una libreta. Y me refiero a siempre. La memoria a corto plazo sólo retiene información durante tres minutos; a menos que esté escrito en el papel, puedes perder una idea para siempre.

4 Detén la lectura de ficción –son mentiras, de todos modos, y no tiene nada que decir que no sepas ya (suponiendo, claro está, que hayas leído mucho de ficción en el pasado; si no lo has hecho no tiene sentido alguno ser un escritor de ficción).

5 ¿Sabes algo de esa sensación enfermiza de inadecuación y de la sobreexposición que se siente cuando miras tu propia prosa? Relájate a sabiendas de que esta sensación horrible nunca, nunca se irá, no importa qué tan exitoso y alabado públicamente te vuelvas. Es intrínseco a la actividad real de la escritura y debe ser apreciado.

6 Vive la vida y escribe sobre la vida. Hay más que suficientes libros sobre libros.

7 De la misma manera recuerda cuánto tiempo las personas pasan frente al televisor. Si estás escribiendo una novela con un ambiente contemporáneo tiene que tener largos pasajes donde no pasa nada salvo mirar televisión: “Más tarde, George vio Grand Designs mientras comía con Hobnobs. Luego vio el canal de compras por un rato…”.

8 La vida de escritor es esencialmente de confinamiento solitario; si no puedes hacer esto, dedícate a otra cosa.

9 Ah, y no olvides la paliza ocasional administrada por los guardias sádicos de la imaginación.

10 Considérate a ti mismo como una empresa pequeña de una sola persona. Haz ejercicio (toma largas caminatas). Celebra una fiesta de Navidad cada año en el que estés parado en la esquina de tu sala de redacción, gritando en voz muy alta mientras bebes una botella de vino blanco. Entonces mastúrbate debajo del escritorio. Al día siguiente sentirás una profunda y pegajosa sensación de vergüenza.

Jeanette Winterson

1 Póngase a trabajar. La disciplina permite libertad creativa. La no disciplina es igual a no libertad.

2 Nunca se detenga cuando esté atascado. Puede que no sea capaz de resolver el problema, pero póngalo a un lado y vaya a escribir algo más. No se detenga por completo.

3 Ame lo que haga.

4 Sea honesto consigo mismo. Si no es bueno, acéptelo. Si el trabajo que está haciendo no es bueno, acéptelo.

5 No se aferre a un trabajo deficiente. Si era malo cuando entró en el cajón, será igualmente malo cuando salga.

6 No le haga caso a quien no lo respeta.

7 No le haga caso a cualquier persona con problemas de género. Muchos hombres siguen pensando que las mujeres carecen de imaginación.

8 Sea ambicioso con el trabajo y no con la recompensa.

9 Confíe en su creatividad.

10 ¡Disfrute de este trabajo!

Roddy Doyle

1 No coloque una fotografía de su autor favorito en el escritorio, sobre todo si el autor es uno de esos famosos que se suicidaron.

2 Sea bueno consigo mismo. Llene las páginas lo más rápidamente posible, use doble espacio. Considere cada nueva página como un pequeño triunfo.

3 Hasta que llegue a la página 50. Entonces cálmese, y empiece a preocuparse por la calidad. Póngase ansioso: es su trabajo.

4 Déle a la obra un nombre tan pronto como le sea posible. Hágala propia y véala. Dickens sabía que Casa desolada se llamaría Casa desolada antes de empezar a escribirla. El resto debe de haberle sido fácil.

5 Limite la navegación a unos pocos sitios web al día. No se acerque a los corredores de apuestas en internet, a menos que sea parte de la investigación.

6 Tenga un diccionario de sinónimos, pero en un cobertizo de la parte trasera del jardín o detrás de la heladera, en algún lugar donde le demande un esfuerzo llegar hasta él. Las palabras que le vienen a la mente serán suficientes, por ejemplo, “caballo”, “corrió”, “dijo”.

7 En ocasiones, ceda a la tentación. Lave el piso de la cocina, cuelgue la ropa lavada. Es parte de la investigación.

8 Cambie de opinión. Las buenas ideas son a menudo asesinadas por otras ideas mejores. Yo estaba trabajando en una novela sobre un grupo llamado las Particiones, luego lo cambié y me decidí a llamarlos los Comprometidos.

9 No buscar en amazon.co.uk el libro que Ud. no ha escrito todavía.

10 Dedique unos minutos al día de trabajo en la biografía de la solapa: “Divide su tiempo entre Kabul y Tierra del Fuego”. Pero luego vuelva al trabajo.

 

P.D. James

1 Aumente su poder de palabra. Las palabras son la materia prima de nuestro oficio. Cuanto mayor sea su vocabulario, más eficaz será su escritura. Quienes escriban en inglés tienen la fortuna de contar con el lenguaje más rico y más versátil del mundo. Respételo.

2 Lea mucho y discrimine. La mala escritura es contagiosa.

3 No sólo planee escribir, escriba. Es sólo escribiendo, y no soñando con eso, que desarrollamos nuestro propio estilo.

4 Escriba lo que usted necesite escribir, no lo que es actualmente popular o lo que crea que se va a vender.

5 Abra su mente a nuevas experiencias, en particular al estudio de la gente. Nada de lo que le suceda a un escritor, sea feliz o trágico, debe ser desperdiciado.

 

Elmore Leonard

1 Nunca empiece un libro hablando del tiempo para dar ambiente, aunque sí puede hacerlo si quiere mostrar la reacción de su personaje ante ese tiempo.

2 Evite los prólogos. En una novela, el prólogo se usa para hablar sobre la historia de fondo de los personajes. Y esa información la puede deslizar también en cualquier otro punto de la historia.

3 Nunca use otro verbo que no sea “dijo” para acotar el diálogo. El diálogo pertenece a los personajes y las acotaciones son el lugar en el que el autor mete su nariz para que el lector sepa quién está hablando. El autor debería ser lo menos intruso posible.

4 Nunca use un adverbio para modificar ese verbo “dijo”. Es un pecado mortal. Al utilizar esos adverbios, el escritor se expone por encima de sus personajes, distrayendo al lector e interrumpiendo el ritmo del diálogo.

5 ¡No se exceda con los signos de exclamación! Para darle una idea, imagine que no se le permiten más de dos o tres exclamaciones por cada 100.000 palabras de prosa.

6 Nunca use expresiones como “de repente”. Esta regla no necesita mayor explicación. He comprobado que los autores que más usan este tipo de expresiones son también los más generosos con sus signos de exclamación.

7 Utilice los dialectos regionales lo menos posible. Una vez que empiece a transcribir fonéticamente esos dialectos, no será capaz de parar. Así que lo mejor será que no tomar ese camino.

8 Evite las descripciones detalladas de los personajes.

9 Lo mismo es también aplicable a los lugares y a los objetos, a no ser que Ud. sea Margaret Atwood y sea capaz de pintar con el lenguaje.

10 No escriba las partes que los lectores se suelen saltar. Piense en qué es lo que Ud. suele saltar en una novela y no malgaste su tiempo (ni el de su lector) en escribir esos trozos.

Margaret Atwood

1 Tenga un lápiz a mano para escribir en los aviones. Las lapiceras chorrean. Sin embargo, si la mina se rompe no la puede afilar porque no se puede llevar un cuchillo a bordo. Así que lleve dos lápices.

2 Si al segundo lápiz se le rompe la mina siempre puede recurrir a una lima de uñas de metal o de cristal.

3 Lleve algo para escribir. El papel es bueno. En un apuro, pedazos de madera o su propio brazo son útiles.

4 Si usa una computadora, guarde siempre los textos en un pen-drive.

5 Haga ejercicios de espalda. El dolor distrae.

6 Mantenga la atención del lector (probablemente lo logre si consigue mantener la suya). Pero no sabe quién es el lector, de modo que es como pescar peces con una honda en la oscuridad. Lo que fascina a A matará de aburrimiento a B.

7 Lo más probable es que necesite un diccionario, una gramática elemental y un asidero a la realidad. Esto último significa que no hay almuerzo gratis. La escritura es un trabajo. También un juego. No le dará un plan de pensiones. Algunas personas pueden prestar ayuda, pero en esencia lo único que cuenta es Ud. Nadie lo obliga a hacerlo: Ud. lo eligió, así que no se queje.

8 Nunca lea su obra con la inocente expectativa que tiene en la primera y deliciosa página de un libro nuevo, porque Ud. la escribió. Ha estado entre bambalinas. Ha visto cómo los conejos se metían en el sombrero. Pídale a un par de amigos que le echen un vistazo antes de lanzarlo al negocio editorial. Pero es mejor que no tenga una relación romántica con ninguna de esas personas, a no ser que quiera romper con ella.

9. No se quedes sentado en medio del bosque. Si está perdido en la trama o se ha bloqueado, vuelva sobre sus pasos allí donde erró. Y tome otro camino. Y/o cambie al personaje. Cambie el tiempo. Cambie la primera página.

10 La oración debería funcionar. O leer algo más. O una visualización constante del Santo Grial, que es la versión final y publicada de su esplendoroso libro.

 

Richard Ford

1 Cásese con alguien que ame y que le parezca buena idea que Ud. sea un escritor.

2 No tenga hijos.

3 No lea las críticas.

4 No escriba críticas (su juicio será siempre sesgado).

5 No tenga discusiones con su mujer por la mañana, ni tarde,  por la noche.

6 No beba y escriba al mismo tiempo.

7 No escriba cartas al director (a nadie le importa).

8 No le desee el mal a tus compañeros.

9 Intente pensar en la buena suerte de otros como un estímulo para Ud.

10 No coma mierda si lo puede evitar.

 

Jonathan Franzen

1 El lector es un amigo, no un enemigo ni tampoco un espectador.

2 La ficción que no sea una aventura personal de su autor al adentrarse en lo desconocido o en aquello que más miedo le da, sólo merece la pena escribirse por dinero.

3 Nunca utilice la palabra “entonces” como conjunción, ya tenemos la palabra “y” para eso. El uso de todos esos “entonces” no es más que la falsa solución que un escritor perezoso ha tomado ante el problema de tener demasiadas repeticiones de la conjunción “y” en una sola página.

4 Escriba siempre en tercera persona, a menos que haya encontrado una voz realmente distintiva con la que narrar en primera persona y no sea capaz de quitársela de la cabeza.

5 En un tiempo en el que la información es gratuita y de acceso universal, el hecho de pasar demasiado tiempo documentando su novela hace que tanto la documentación como la propia novela se devalúen sin remedio.

6 La ficción más autobiográfica es la que requiere más inventiva. Nadie ha escrito jamás una historia más autobiográfica que La metamorfosis.

7 Verá más estando sentado en un sitio que corriendo detrás de algo.

8 Es difícil creer que alguien que tenga conexión a internet en su lugar de trabajo pueda llegar a escribir buena literatura.

9 Los verbos interesantes rara vez son muy interesantes.

10 Necesita haber amado algo para poder ser despiadado con ello.

Zadie Smith

1 Incluso siendo niño, asegúrese de leer un montón de libros. Dedique más tiempo a esto que a cualquier otra actividad.

2 Siendo adulto, trate de leer su propia obra como la leería un desconocido, o mejor aún, como lo haría un enemigo.

3 No idealice su “vocación”. Puede escribir buenas oraciones o puede no hacerlo. No existe un “estilo de vida del escritor”. Lo único que importa es lo que deja en la página.

4 Evite sus debilidades. Pero hágalo sin decirse a sí mismo que las cosas que no puede hacer no valen la pena. Haga esto sin decirse a sí mismo que las cosas que no puede hacer no valen la pena. No oculte su falta de confianza en sí mismo con desprecio.

5 Deje un espacio decente de tiempo entre escribir algo y editarlo.

6 Evite camarillas, bandas, grupos. La presencia de una multitud no hará que su escritura sea mucho mejor de lo que es.

7 Trabaje con un equipo informático que no tenga conexión internet.

8 Proteja el tiempo y el espacio en el que escribe. Manténgase alejado de todo el mundo, incluso de las personas que son más importantes para Ud.

9 No se deben confundir los honores con el logro.

10 Cuente la verdad a través de cualquier velo que le venga a mano; pero cuéntela. Resígnese de por vida a la tristeza que deriva de no estar nunca satisfecho.

Traducción:  Lala Toutonian

Tomado de

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s