toro torero

Astrid Gornes

Avizoro el rojo ondeando de un paño que estremece mi piel y me transforma en un animal indomable. Esa lana rojiza juega con mis sentidos y se pasea ante mis enardecidos ojos. Sólo deseo desgarrarla con mis cuernos, aplacar mi furia y ser de nuevo una criatura noble.

Las horas pasan y sigo ahí, atascado en una aventura fatal, con un desenlace absurdo. En un panorama desolador, una espada atravesará mi lomo y mi corazón. Para salir airoso de esta trampa, no me queda más que matar a mi adversario, ese hombre del trapo rojo y de traje de luces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s