Tito Salas
Tito Salas

Julio Alejandro Wilckock

De Tito Salas dijo alguna vez el poeta Fernando Paz Castillo que su obra era capaz de plasmar “desde la excelsa majestad de la epopeya hasta la sólida tristeza de la miseria”. Pintor de pincel patrio, paisajista consumado, perspicaz maestro del retrato, petareño universal, Británico Antonio Salas Díaz, “Tito” para el pueblo venezolano, nació el 8 de mayo de 1877.

Genio precoz, con tan sólo 10 años ya frecuentaba la Academia de Bellas Artes, donde compartió pupilaje con futuros maestros como Armando Reverón, Fernando Brandt y Manuel Cabré. En 1905 partió para París a consolidar su formación artística. Viajó por Europa donde frecuentó museos, escuelas pictóricas y templos. En 1907 su talento fue premiado en el Salón de Oro de los Artistas Franceses, por la obra “La San Gennaro”, paisaje inspirado en el azulino paisaje de la costa napolitana. En 1908 recibió un premio análogo en la Exposición Internacional de Bruselas.

Bolívar y Bello Tito Salas

Consagrado en Europa, alucinado por la técnica y maestría de los grandes pintores italianos, regresó del país trasalpino en 1911 con su célebre “Tríptico Bolivariano”, colosal composición en la que sintetizó la vida de El Libertador Simón Bolívar en tres momentos paradigmáticos: “La Lección de Andrés Bello”, “El Juramento en Roma” y “La muerte Solitaria en Santa Marta”. Esta magna obra puede ser apreciado por el lector o lectora en el Palacio Federal.

En la Casa Natal del Genio de América, Tito Salas plasmó otra vasta épica pictórica: “El terremoto de Caracas de 1812”, en el que es fácil imaginar a Bolívar pronunciar su irreverente frase: “Si la naturaleza se opone a nuestros designios, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”; “La Batalla de Araure”, lienzo que sintetiza como ninguna otra el ícono heroico de El Libertador, montando un brioso caballo blanco en el ardiente frenesí del combate; y “La Emigración a Oriente”, donde El Libertador conserva su halo de héroe pese a la desbandada de la derrota, entre otros

Tito Salas ocupa un lugar esencial en nuestras artes visuales. Su obra está presente como pocas en el imaginario colectivo de la tierra de Bolívar. Arturo Uslar Pietri escribió una frase que resume la vocación de la obra de Salas: “Ha pintado para enseñar la historia, exaltar los grandes hombres venezolanos, contar el heroísmo, apuntar la honda belleza de los seres y las cosas que nos rodean”.

batalla de araure

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s