Abra Solar de Alejandro Otero
Abra Solar de Alejandro Otero

Patricia Pino

@patriciaCarOln

Alejandro Otero, importante pintor y escultor venezolano, nació en El Manteco  estado Bolívar, el 7 de marzo de 1921 y murió en  Caracas el 13 de agosto de 1990. Hijo de José María Otero Fernández y María Luisa Rodríguez, en su obra  destacan piezas escultóricas de gran formato del género cinético instaladas en Venezuela, Estados Unidos y otros países. Otero fue el primer artista en romper con la tradición figurativa y paisajística del arte venezolano; su trabajo, considerado como controversia a mitad del siglo XX anunció la aparición de la abstracción geométrica que una década más tarde se convertiría en un símbolo nacional de sofisticación cultural y técnica.
Su infancia transcurrió en Upata, estado Bolívar, y luego se trasladó a Caracas donde realizó estudios en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas, siendo aún estudiante; fue nombrado profesor del curso de Experimentación Plástica para niños en 1942, y dos años después profesor de la Cátedra de Vitrales, en esta institución de la cual egresó en diciembre de 1944. En 1945 se trasladó a París, donde vivió intermitentemente hasta 1964. Allí amplió sus conocimientos en la Escuela de Altos Estudios de La Sorbona. Bajo la influencia de Pablo Picasso, inició su trayectoria en la abstracción.

 

En 1975, Otero junto con Miguel Otero Silva y Manuel Espinoza, dio a conocer el proyecto de creación de la actual Galería de Arte Nacional, inaugurada al año siguiente; continuaba así con su labor en pos de la exhibición y divulgación del arte venezolano.
Otero es uno de los mayores representantes del arte cinético a nivel mundial, que llenó de arte  las calles de la ciudad de Caracas es sin duda alguna, uno de los precursores del arte cívico de nuestro país. Obras de su autoría que engalanan a la ciudad capital son: Molino de Cuatro Aspas, El Espejo Solar, Ventanales, Estructura Solar, entre otras. Por otra parte, PDVSA La Estancia, brazo social y cultural de la Industria petrolera, como parte de su Eje de Rehabilitación Patrimonial, rescató tres creaciones emblemáticas de este gran maestro guayanés: Espejo Solar II, Abra Solar y Los Cerritos, obra esta última que realizó conjuntamente con su esposa, la destacada artista plástica venezolana Mercedes Pardo.

 

Como homenaje póstumo, el Ejecutivo Nacional decidió bautizar con su nombre al Museo de Arte La Rinconada, que en la actualidad se denomina Museo de Artes Visuales Alejandro Otero. Protagonista de las vanguardias estéticas que signaron la segunda mitad del siglo XX venezolano, artesano del metal que gira con el viento y que fulge con la luz torrencial del trópico, Alejandro Otero ha dejado un legado indeleble cuya influencia siempre será reconocida por las nuevas generaciones de creadores.

 

Los Cerritos de Alejandro Otero y Mercedes Pardo
Los Cerritos de Alejandro Otero y Mercedes Pardo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s