sol travieso

Paula Sofía Urso

Había una vez un sol travieso que de día se escondía para dejar pasear a la luna y de noche salía para fastidiar a las estrellas. Era un sol que le gustaba ponerse a la sombra cuando se iba de vacaciones. Era un sol que cuando se ponía triste tenía llanto de lluvia. Y cuando se contentaba, tenía una enorme sonrisa de arco iris…

Nadie es luz de sí mismo: ni el sol
Antonio Porchia (1885-1968), poeta argentino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s