caja de herramientas

Carmelo Urso

En atención al concepto de Stephen King sobre la caja de herramientas del escritor y sus niveles, creo que mi escritura padeció, durante muchos años, de los vicios y virtudes de los escritores venezolanos de mi generación. Lo sintetizo de la siguiente manera:

a) Una tendencia a sobrevalorar el vocabulario suntuoso y barroco por encima del vocabulario apropiado y eficaz. Este vicio es especialmente pernicioso en narrativa, pero no deja de causar estragos en la ensayística y en la mismísima poesía.

b) La adicción al vocabulario barroco y ampuloso, muy típico de los escritores venezolanos del siglo XX, proviene del hecho de confundir diversos niveles y registros de escritura. Buena parte de nosotros empezamos como poetas. Luego, cuando intentábamos contar una historia, seguíamos manteniendo el tono poético y descriptivo en lugar de dedicarnos a narrar una historia. El tono de una historia puede tener pinceladas poéticas. Incluso, fabulistas clásicos como Iriarte y Samaniego contaron historias muy amenas en verso. Pero en narrativa, el tono tiene que estar subordinado a la eficacia del relato y no al revés.

c) Los que hacíamos talleres literarios a finales de los años 90 solíamos tener hipertrofiado el primer nivel de la caja de herramientas (vocabulario y ortografía). En el segundo nivel, vale decir “estilo y estructura”, teníamos las herramientas confundidas: escribíamos cuentos con instrumentos predominantemente poéticos, redactábamos relatos o conatos de novelas en los que sermoneábamos con tono ensayístico o poetizábamos la prosa al punto de volverla ilegible. Muy rara vez conocí a alguien, en esa época, que tuviera el tono adecuado para narrar una historia, incluyendo a mis profesores de periodismo o taller de redacción.

d) En el último nivel, el de “leer y escribir”, diré que solíamos tener más disciplina para la lectura que para la escritura; y en cuanto la escritura, más disciplina para la redacción de textos cortos que de textos de largo aliento. En mi caso personal, eso empezó a cambiar hacia 2008. Estoy aún en pleno proceso de cambio y espero trascender, en el tiempo por venir, mis viejas debilidades de tono y estructura, potenciando mis fortalezas en vocabulario, ortografía, disciplina lectora y escritural.

laptop

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s