mandala psicodélico

Por Carmelo Urso

1. Lee, lee, lee, lee, lee, lee, lee, lee… es imposible escribir bien si no lees.
2. Escribe, escribe, escribe, escribe… es imposible escribir bien si no lo haces a diario.
3. Entre lecturas y escrituras, busca tu propia voz interior. Encuéntrala. Es un asunto crucial: hasta que no la encuentres sólo escribirás borradores.
4. Al principio, tu voz interior y tú estarán separados por una serie de barreras: miedo al que dirán, timidez, inseguridad, falta de práctica… Cuando dejes atrás esos obstáculos te darás cuenta que la escritura es una cuestión de tono. En eso se parece a la música. En escritura, el tono lo es casi todo.
5. En escritura, lo que no es tono se reduce a historias, personajes y estructuras. Encuentra las que se adapten a tu tono. Así, escribir se vuelve algo fácil. Cuando no es así, la escritura se torna vana imposibilidad, suma dificultad, íntima adversidad.
6. Planifica lo suficiente como para que tus historias y personajes no se te escapen de las manos; pero si planificas demasiado, de tus manos huirá lo más importante, lo esencial, lo único realmente sagrado: la magia.
7. La mejor puerta de entrada a la magia es tu voz interior fluyendo en el tono adecuado. Como puerta funciona muchísimo mejor que el alcohol y las drogas. Además, no deja resaca. Cuando la magia abra la puerta, déjala entrar. Déjala que haga contigo lo que le venga en gana y toma al pie de la letra su dictado.
8. Después de gozar de los excesos de la magia, corrige. La escritura consta de dos fases que se alternan: escribe cuando la magia te emborrache; y corrige cuando estés sobrio.
9. No te engañes, escribes para ser leído. Hazte consciente de ello. En tu mente, hay un lector ideal para el cual escribes. Cuando lo haces por dinero, como los periodistas y articulistas, escribes para quien te paga y para quien te lee. Cuando publicas en Internet, es una bendición recibir los comentarios de quienes se toman el tiempo de ojear tus textos. Y en el mundo editorial hay lectores y correctores profesionales que pueden ayudarte a mejorar y pulir tu obra. ¡No te sustraigas del privilegio de ser leído y corregido!
10. Escribe sólo si te divierte. El tedio y la amargura son los peores compañeros de escritura. Para mí, leer y escribir son las dos cosas más entretenidas del mundo.
mandala hermoso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s