chancletas ensangrentadas

M. A. Hernández G.

1) Debe existir una investigación por algún crimen que genere la chispa inicial del argumento de la novela. Una muerte, un robo, violación o algún otro delito aterrador que conmocione y atrape al lector.

2) Debe existir un investigador que conduzca el hilo argumental de la novela. Este personaje mientras más conflictivo, pintoresco o particular sea mejor.

3) Deben existir varios sospechosos en los que recaiga la culpabilidad del crimen.

4) Debe tener giros que cambien la percepción del lector sobre el crimen o los sospechosos.

5) Un final de película que disipe la tensión, alivie las expectativas y aclare las dudas.

6) Tensión creciente a medida que se desarrolla la trama que genere múltiples callejones sin salida y muchas frustraciones a nuestro investigador.

7) No debe contener los lugares comunes sobre evidencias típicas estilo: la colilla de cigarrillo, el lapiz labial color carmín que solo usa XYZ, la pisada de la chancleta ensangrantada, etc. etc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s