Un hermoso trigo abría sus hojas pretencioso frente al sol; que bañaba con sus rayos cada perla dorada, del vestido que lucía. Un pájaro trató de picotearlo, pero la brisa al verlo movió su corriente y lo espantó. Salvado de lo sucedido, coqueto se arregló; él sabía que era el más frondoso del lugar, por lo que llamó la atención del campesino que con fuerza lo arrancó. Adolorido estremeció sus hojas y una lágrima dorada en la tierra cayó, para trasformar lo que moría; en la nueva vida que con la lluvia de la tarde, pronto nacería…

Autora: Eva C. Franco
(Colección E-book Almática)

trigo 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s