yulimar-rojas

Yulimar Rojas 2

Carmelo Urso

Una secuencia de tres saltos nos puede llevar a la gloria. Le precede una carrera en el tartán para tomar impulso. El primer salto es a pata coja; en el segundo, repetimos la misma pierna que efectuó el rebote inicial; en el tercero cambiamos de pierna y volamos hasta caer en un lecho de arena. Allí, medirán nuestra huella más cercana. Tendremos seis intentos: los tres primeros para todos los competidores; los tres últimos para los ocho mejor clasificados. Sólo los tres mejores subirán al podio. El resto recibirá un diploma.

En 1952, Asnoldo Vicente Devonish Romero obtuvo la primera presea olímpica para Venezuela. Un salto felino de 15 metros con 52 centímetros le deparó el bronce en los Juegos de Helsinki. El sobrino del famoso “Pachencho” Romero devino en héroe nacional. Tuvieron que transcurrir seis décadas antes de que otro atleta criollo emulara la hazaña del mítico zuliano en el salto triple. Esta vez, la presea fue de plata y distinguió el pecho de una mujer.

Yulimar Rojas quería ser voleibolista. Pero no había entrenador en el barrio en el que habitaba, en Puerto La Cruz. Sus 192 centímetros de estatura llamaron la atención de los entrenadores de atletismo. Tanto era su talento que la adolescente fue llamada a la selección nacional. Pero perdió sus primeras convocatorias, pues su padre no se presentó con la autorización para viajar. Solventado el problema burocrático, nada detuvo a la precoz campeona.

Yulimar Rojas Plata durante  de llos Juegos Ol¿mpicos de Rio 2016 FOT

yulimar-rojas-3

Fue monarca de los Juegos Suramericanos 2014 en salto alto, donde fijó el record nacional junior en 1,87 m. En 2015, cambió a salto largo y en su segunda competencia igualó el récord nacional femenino. Un día, mientras chateaba en Facebook, el campeón cubano Iván Pedroso le sugirió cambiar a salto triple. Dos meses después, la Federación contrató al héroe olímpico antillano para que tutelara a Yulimar. Allí comenzó una fabulosa historia.

En enero de 2016, en el Trofeo de Invierno de Madrid, Yulimar saltó 14 metros con 69 centímetros, nuevo record nacional. Llegaron entonces los contratos publicitarios y la posibilidad de codearse con las mejores del orbe en la Diamond League. En el Campeonato bajo techo de Portland, un brinco de 14 metros con 41 centímetros la consagró como la primera monarca mundial adulta del atletismo venezolano. Y en Río 2016, con 14,98 metros, se alzó con la plata olímpica. Proeza que unió a nuestra Nación en un grito de profundo orgullo. Lauro que presagia áureas medallas en un futuro cercano.

yulimar-rojas-5

Colombia's gold medal winner Caterine Ibarguen is flanked by Venezuel

US-ATHLETICS-WORLD-INDOOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s