dinero

Ana Lisbeth López Guerra
El hombre en su afán, de construir y controlar
limita la vida ajena, sin valorar, ni respetar
el trinar de los pajarillos y los colores del mar.
No deja su idolatría al dinero ¡jamás!
profanando las entrañas de la tierra, sin reparo
construyendo un futuro amargo, negro y sin amparo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s