despertar-del-dragon

Lucía González Lavado

Tomado de la novela “Hijos del Dragón: Despertar” https://www.amazon.com/Hijos-del-dragon-Despertar-Spanish-ebook/dp/B00TNO3KKG

Buda, poco antes de morir, hizo llamar a todos los animales que pisaban la Tierra, pero solo doce acudieron a su llamada. Unos, tan fieles como lo podía ser el perro, y otros tan detestados como la serpiente. Pero había uno que era diferente, especial y destacaba sobre todos los demás: el dragón.

Un ser fuerte, portador de ojos saltones, retorcidos cuernos, piel escamada y una larga y brillante melena. Carecía de alas, pero no era un impedimento para que pudiera surcar los cielos.

Muchos eran los que veneraban al dragón. Este era conocido por su inteligencia, sabiduría y bondad, aunque los rumores también hablaban sobre su furia. La gente hacía bien en creer esto último, ya que el animal era un ser pacífico, pero si su cólera se levantaba, nadie escapaba de ella.

El universo era tan inmenso como desconocido para todos, con cientos de sistemas solares que lo componían. Galaxias con vida propia, ilusiones y luchas, como la de Meira, compuesta por cinco planetas, dos soles y cuatro lunas.

Meira, un lugar remoto y sombrío, maldito por las guerras, que además tenía una luna llamada la Oculta. De esta se decía que no era un astro, sino un planeta ocupado por unos seres que recibían por nombre… los ocultos.

serguilia

Tales engendros se alimentaban de todo aquel que se cruzase en su camino o que no estuvieran protegidos cuando asaltaban los restantes planetas. Hecho que solo sucedía cuando su luna dominaba los cielos.

Mas si los habitantes de Meira habían conocido todo tipo de penalidades, su tortura aún no había acabado, pues entonces llegó Juraknar.

De ojos violetas, señal de los inmortales, iba también marcado por el poderoso y temido dragón negro, quien era parte de él. De este obtuvo el control sobre bestias, además de un extraordinario poder. Aunque, hasta para un ser poderoso como él, había cosas que escapaban a su control.

Era hijo de una poderosa bruja que con sus propias manos derrotó a un dragón. Para celebrar su triunfo se bañó en su sangre, bendiciendo su victoria, y meses después dio a luz un niño, portador de la inmortalidad, quien, para su mala fortuna, se llevó su vida.

Durante siglos Juraknar fue educado por ambiciosos consejeros que le enseñaron a usar su extraordinario poder. Muchos fueron los que se revelaron a tal ser, ya que odiaban las sombras y el manto gris que cubría los días. Entre esa valiente gente estaban los elegidos. Cinco personas de cinco razas diferentes que encontraron el valor para hacer frente a su enemigo, ya que anhelaban la paz para Meira.

Los elegidos poseían grandes habilidades, pero nada pudieron hacer contra Juraknar, quien los venció en batalla, quedando toda Meira bajo su control.

Los dos soles dejaron de bendecir bosques y praderas por deseo del hombre. También prohibió decir su nombre: quien osara hacerlo sufriría graves consecuencias. Se rumoreaba que se vería engullido y desgarrado por un dragón que surgiría de la nada.

La humanidad se rebeló. Atacaron la fortaleza de Juraknar, sin ningún éxito. Algunos llegaron a tocar a su enemigo e incluso amputaron partes de su cuerpo, pero estas se regeneraron como si de una serpiente mudando la piel se tratara.

Se dieron por vencido, aferrándose a una profecía que hablaba sobre un año muy especial: el año del dragón.

Dicho año dos niños serían bendecidos por el fuerte y bondadoso animal, el que carecía de alas y al que veneraban por su inteligencia y fortaleza. Su bondad era conocida, al igual que su furia si se despertaba. Los elegidos tendrían la fortaleza suficiente para acabar con el inmortal y su tiempo de desolación.

La profecía y la Oculta eran las dos cosas que más temía Juraknar. Una luna sobre la que no tenía control, ni sobre lo que allí habitaba. Por eso, cada noche que la Oculta asomaba a sus cielos, un numeroso ejército vigilaba su fortaleza. Encontró la solución a un problema, pero no a la profecía. Temía los años del dragón, ansiaba su finalización y que con la primera luna entrara el nuevo año, el siguiente en la lista: el de la serpiente.

Solo halló una manera para evitar la profecía. En un acto ruin y cobarde, dio muerte a cientos de mujeres encintas. La matanza era llevaba a cabo cada doce años, evitando que los niños que deberían acabar con él nacieran.

hijos-del-dragon-2

Anuncios

2 comentarios en “Juraknar, el Dragón (una fábula cosmogónica)

  1. ” El Dragón “.

    Latente
    vive un serpiente
    enroscada en tu interior.

    Sublima
    tu energía con ella
    y llegarás hasta el cielo.

    Y en ti
    despertará un Dragón,
    que te llevará hasta el sol.

    Amor y gratitud.

  2. ” El Dragón “.

    Latentes
    están dos serpientes
    enroscadas en tu interior.

    Sublima
    tu energía con ellas y
    llegarás hasta la luz del cielo.

    Y en ti
    despertará un nuevo día, y
    vivirás eternamente en el Sol.
    .

    Amor y gratitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s