mujer-gimiendo

Oscar Alexander Lavado

Quien a mi derecha parado estaba, comentó con motivo de ciertos sonidos:
-Desesperante es oír esos alaridos, destruyen la poca calma conquistada.
-Sí… a veces el tormento proviene de sitios que están lejos del dolor y el sufrimiento.
-Ajá -afirmó aquel ser que me acompañaba.
Enmudeció y siguió imaginando…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s