narciso

Rosa María Rappa Tomado de https://www.facebook.com/romarappa

Amé a Narciso. Fue antes de que cayera al río, tras verse reflejado en el agua. Recibió mi amor, lo abracé, besé, entregada, irremediable. Luego, yo misma quedé atrapada en su imagen. Narciso no era bello, pero su voz envolvía, trasportaba a mundos desconocidos. Engendramos cantando melodías jamás escuchadas. Un día nació la luz, en los ojos abiertos del hijo deseado. Narciso no se vio allí y sufrió. No lo creía, no podía comprender aquello y se agobió. Se fue lentamente, locuaz con la palabra pero ajeno y lejano en las acciones. Se fue a sus lugares conocidos, buscando toda superficie que lograra proyectar su no belleza, su voz y su alma. Se enclaustró en su clan, alargó la mano y encontró la meretriz. La hizo suya y Narciso se perdió. Ni mi amor ni la luz del hijo amado pudo con eso. El río ahora huele feo, desde que navega en sus aguas que ya no se pueden beber.

Anuncios

2 comentarios en “Amé a Narciso (I)

  1. ” El Huevo “.

    En
    un huevo
    está contenida
    toda la creación.

    Matriz
    cósmica de la luz,
    que engendra todo en amor.

    Rompelo
    con tu espada, y conocerás
    a todos los dioses y el el universo.

    Y vivirás
    en paz eternamente,
    entre la Madre Luna y el Padre Sol.

    Amor y gratitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s