Amé a Narciso (II)

narciso-en-el-metro

Rosa María Rappa Tomado de https://www.facebook.com/romarappa

Como Sísifo, yo también llevo a cuestas este absurdo amor a Narciso, que lo veo rodar sima abajo una y otra vez. Es desconcertante, pero ya agotada no puedo seguir pensando, sufriendo. El castigo continúa ahí, volver de nuevo a subir la roca del desamor, con esfuerzo, cegada de dolor, para no esperar ya ni siquiera reposo por llegar arriba. La roca volverá a rodar descendente y envolvente, llevando mi vanidad, mi orgullo y amor propio. ¿Acaso sirven de algo ya? No, ya no me son útiles. Nunca lo fueron.