Douglas Niles

La diosa Madre Tierra lloró: su herida era un tajo abierto en la carne. El corte era profundo, tal vez mortal, pero no había nadie que conociese su sufrimiento.
Lloró de dolor por la herida que había producido la magia negra, desgarrado su cuerpo por el ataque del mal. Aunque la ultima convulsión de su poder había logrado extirpar la podredumbre, arrancándola de ella y permitiendo que el agua fresca del mar lavase la herida, el dolor, sin embargo, continuaba.
La diosa lloraba por sus siervos, por sus devotos druidas. Estos servidores humanos estaban atrapados en una cárcel inventada por su propia madre. Como estatuas, estaban petrificados alrededor del devastado escenario de su derrota final. La protección de la diosa los había encarcelado así, salvándolos al menos de la muerte. Una druida, sólo una, se había librado de la petrificación.
Y la diosa lloraba porlos ffolk, su pueblo. La guerra asolaba su hermosa tierra. Sacudía implacable con fuerza cruel los cuatro reinos. Muchos ffolk morían resistiendo al ataque del hombre del norte o de la bestia feroz, pero la paz continuaba esquivándolos.
Ahora el dolor de la diosa se manifestaba en las resplandecientes nubes que flotaban bajas sobre las islas; el frío antinatural que absorbía el calor estival de la tierra producía una escarcha más propia del invierno que de los inicios del otoño. El dolor hacía brotar torbellinos de su alma, abriendo conductos de violencia que desgarraban la tierra, sin reparar en el daño que causaba.
A pesar de ello, la tierra no había perdido aún todas las esperanzas. Por primera vez en muchas décadas, el rey de los ffolk era un verdadero héroe, tal como debía ser. Y, aunque solo una druida permanecía en libertad, era grande su fe, y su poder, cada vez mayor.
Pero ambos eran muy jóvenes; y la diosa muy vieja, tanto, que dudaba de que pudiese vivir lo suficiente para ser testigo de su triunfo.
O de su fracaso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s