JUAN RODRIGO URSO GANADOR DEL MES DE ABRIL EN EL V CERTAMEN DE MICRORRELATOS “JAVIER TOMEO” (ESPAÑA, CATEGORÍA JUVENIL)

Juan Rodrigo Urso

El novel autor venezolano Juan Rodrigo Urso sigue desarrollando una participación destacada en el V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo”, el cual es organizado por la Asociación Literaria Poiesis y la revista Compromiso y Cultura, ambas asentadas en el Bajo Aragón Histórico, España. En esta oportunidad, el caraqueño resultó vencedor (categoría juvenil) de la edición del mes de abril de 2019.

Urso fue distinguido por su cuento Desintegrados, una fábula ambientada en tiempos actuales acerca de unos mirlos que luchan por su territorio en un bosque mediterráneo. El texto, que inicia con tono de relato esópico, deviene después en una historia de carácter surrealista.

Cabe recordar que el joven venezolano ganó la edición de marzo de este mismo concurso con su relato Arcoco & Zibia .https://solo50.wordpress.com/2019/03/16/juan-rodrigo-urso-ganador-del-mes-de-marzo-en-el-v-certamen-de-microrrelatos-javier-tomeo-espana-categoria-juvenil/

Juan Rodrigo Urso ha sido distinguido con diversos lauros literarios, entre ellos: finalista del Concurso Internacional del “Museo de la Palabra” (España, 2012), menciones de honor en el II Concurso de Microrrelatos Fundación ISEKIN (España, 2016), I Concurso “Microrrelatos por Nepal” (España, 2016), Concurso Literario de la Biblioteca Popular de Paraná 2016 (Argentina), Concurso de Microrrelatos Cómicos “Breves Carcajadas” (España, 2017), III Concurso de Microrrelatos “Inspiraciones Nocturnas” (España, 2017), Concurso Literario de la Biblioteca Popular de Paraná 2017 (Argentina), Concurso Literario Terminemos el Cuento (Bolivia, 2017) entre otros.

El V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” comenzó a desarrollarse en enero del presente año. El plazo de admisión de originales finalizará el 15 de mayo de 2019. Cada autor puede presentar como máximo un texto mensual. De entre las narraciones recibidas cada mes el Jurado ha seleccionado los mejores de cada categoría como finalistas para el fallo final de la justa, que se hará publico en la segunda quincena de mayo del año en curso. Los relatos vencedores de cada edición mensual se irán publicando en la revista Compromiso y Cultura. Los interesados en participar, pueden leer las bases aquí https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/24886-v-certamen-de-microrrelatos-qjavier-tomeoq-espana

Los interesados en leer el relato Desintegrados de Juan Rodrigo Urso, así como el resto de los textos seleccionados en la edición del mes de abril del V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” pueden descargar el pdf contentivo del número 52 de la Revista Compromiso y Cultura en el siguiente link Compromiso y Cultura No. 52 Abril 2019

Anuncios

CARMELO URSO GANADOR DEL MES DE FEBRERO EN EL VII CONCURSO DE RELATO BREVE PROJECTE LOC/AJUNTAMENT DE CORNELLÀ (España)

Carmelo Urso
Carmelo Urso

El jurado del VII Concurso de Relato Breve Projecte LOC/Ajuntament de Cornbellá premió, en su edición del mes de febrero de 2019, al escritor y periodista venezolano Carmelo Urso por su cuento corto “¡Qué salsa!”. Este certamen comenzó a desarrollarse en enero del año en curso y se extenderá hasta diciembre. Cada mes se seleccionará un texto ganador y durante el último mes del año será reconocido el vencedor global.

Esta justa es promovida por la Asociación Cultural “Projecte de Lectura de l’Orfeó a Cornellà” (PLOC) y el Ayuntamiento de la ciudad de Cornellà, municipio de España que pertenece a la provincia de Barcelona.

El relato de Urso convierte en parábola una anécdota familiar relacionada con la elaboración de la tradicional salsa para pasta. La acción se enmarca en la Sicilia de los duros años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. “Se trata de una historia que me contó mi padre muchas veces. A mi abuelo no le gustaba la forma de preparar la salsa de mi abuela, cosa que la mortificaba mucho. Mi abuela, a Dios gracias, encontró una solución al problema… pero la solución fue un duro golpe para la soberbia de mi querido nonno“, explica el escritor caraqueño de origen italiano.

Carmelo Urso es comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Nació en Caracas en 1969. Tiene 25 años de experiencia en la coordinación de unidades de prensa y relaciones públicas. En materia periodística, ha sido acreedor de los premios municipales de Chacao (2000) y Vargas (2001), así como del Premio Nacional “Aquiles Nazoa (2009). En el área literaria, ha sido finalista (2009) y ganador (2010) del Concurso Internacional de Cuento y Poesía Breve “La Librería Mediática” (Venezuela) y ganador del concurso “Microficciones” (Argentina, 2010). En 2013 ganó el Concurso Anual de Cuentos de la Universidad Simón Rodríguez. Fue finalista del VII Concurso Internacional de Relato Corto y Poesía “Los Caños Dorados” (España, 2016) y del I Concurso de Minioficción Zetta (2018). En 2017, su libro “La Bendición de Simurgh”, que contiene 140 relatos, ganó el Premio Nacional de Literatura “Stefanía Mosca” (Venezuela).

El relato “¡Qué salsa!” puede ser leído y descargado en la página de la Asociación Cultural “Projecte de Lectura de l’Orfeó a Cornellà” http://www.projecte-loc.org/relato-de-febrero-que-salsa/ (hay que marcar el link en el que dice “Continua llegint”).

Los interesados en participar en el VII Concurso de Relato Breve Projecte LOC/Ajuntament Cornellà de Llobregat pueden consultar las bases en el siguiente link https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/25732-vii-concurso-relato-breve-projecte-locajuntament-de-cornella-espana

JUAN RODRIGO URSO GANADOR DEL MES DE MARZO EN EL V CERTAMEN DE MICRORRELATOS “JAVIER TOMEO” (ESPAÑA, CATEGORÍA JUVENIL)

El novel escritor venezolano Juan Rodrigo Urso volvió a ser distinguido en un concurso internacional de literatura. En esta ocasión, el caraqueño resultó vencedor (categoría juvenil) de la edición de marzo del V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo”, el cual es promovido por la Asociación Literaria Poiesis y la publicación Compromiso y Cultura, ambas asentadas en el Bajo Aragón Histórico, España.

Urso fue reconocido por su relato Arcoco & Zibia, un texto que en 130 palabras relata la historia de dos naciones imaginarias que dirimen sus diferencias a la fuerza, con un resultado agridulce e inesperado.

Juan Rodrigo Urso ha sido distinguido con numerosos lauros literarios, entre ellos: finalista del Concurso Internacional del “Museo de la Palabra” (España, 2012), menciones de honor en el II Concurso de Microrrelatos Fundación ISEKIN (España, 2016), I Concurso “Microrrelatos por Nepal” (España, 2016), Concurso Literario de la Biblioteca Popular de Paraná 2016 (Argentina), Concurso de Microrrelatos Cómicos “Breves Carcajadas” (España, 2017), III Concurso de Microrrelatos “Inspiraciones Nocturnas” (España, 2017), Concurso Literario de la Biblioteca Popular de Paraná 2017 (Argentina), Concurso Literario Terminemos el Cuento (Bolivia, 2017) entre otros.

El V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” comenzó a desarrollarse en enero del presente año. El plazo de admisión de originales finalizará el 15 de mayo de 2019. Cada autor puede presentar como máximo un texto mensual. De entre las narraciones recibidas cada mes el Jurado ha seleccionado los mejores de cada categoría como finalistas para el fallo final de la justa, que se hará publico en la segunda quincena de mayo del año en curso. Los relatos vencedores de cada edición mensual se irán publicando en la revista Compromiso y Cultura. Los interesados en participar, pueden leer las bases aquí https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/24886-v-certamen-de-microrrelatos-qjavier-tomeoq-espana

El veredicto en el que se plasma el reconocimiento obtenido por Juan Rodrigo Urso puede ser consultado aquí https://asociacionpoiesis.blogspot.com/2019/03/v-certamen-de-microrrelatos-javier.html

Los interesados en leer el relato Arcoco & Zibia de Juan Rodrigo Urso, así como el resto de los textos seleccionados en la edición del mes de marzo del V Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” pueden descargar el pdf contentivo del número 51 de la Revista Compromiso y Cultura en el siguiente link Compromiso y Cultura Número 51 Marzo 2019

Joven venezolano Sebastián Rafael Curbata Rosario finalista del Premio de Cuento Digital del Banco Itaú

El joven estudiante venezolano Sebastián Rafael Curbata Rosario, quien reside en la actualidad en la República Argentina, resultó finalista del Premio de Cuento Digital del Banco Itaú, uno de los más prestigiosos del país austral, en su edición de 2018. El adolescente caraqueño fue distinguido por su relato “Megalodonz” en la categoría de “escritores noveles”.

“Megalodonz” narra la historia de una familia libanesa que debe abandonar su tierra natal por causa de la guerra. Después de una serie de circunstancias, los Zugarán acaban residiendo en los Estados Unidos. Tanto el padre como el hijo se dedican a la música, aunque con sensibilidades opuestas. El arte será el vínculo que los unirá, pero también será fuente de conflictos. Si quieres saber de qué va esta interesante historia puedes leerla haciendo click en el siguiente enlace https://solo50.wordpress.com/2019/02/22/megalodonz-relato-finalista-del-premio-banco-itau-de-cuento-digital-en-la-categoria-escritores-noveles/

Sebastián Rafael Curbata Rosario nació en Caracas el 2 de agosto de 2005. Actualmente reside en la República Argentina. Acaba de finalizar sus estudios primarios en la escuela Vicente E. Montes, ubicada en Belgrano, CABA. Fue seleccionado por su escuela en 2018 para concursar por el Premio Beca “Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Fue distinguido como uno de los 59 finalistas del Premio Banco Itaú de Cuento Digital en la categoría “escritores noveles” por su relato “Megalodonz”. En dicha categoría participaron 1.118 jóvenes entre los 13 y los 18 años residentes en Argentina, Uruguay y Paraguay. Fue el único venezolano entre los finalistas. La selección del jurado puede ser confirmada en el siguiente link https://www.fundacionitau.org.ar/cuento-digital-anuncio-seleccionados/

Es parte de un grupo scout del Barrio de Núñez y practica esgrima en el Polideportivo Colegiales, donde ha obtenido diversos lauros deportivos. Es también un gran amante de la música, aspecto que se evidencia en sus relatos. Sus grupos favoritos son The Beatles y Queen.

Megalodonz (relato finalista del Premio Banco Itaú de Cuento Digital 2018 en la categoría “escritores noveles” )

Sebastián Rafael Curbata Rosario

1. Ruptura

Una noche de 1983, el joven libanés Sefastiakan Zugarán cenaba encasa con su familia una sfiha: el redondel de masa rebosaba de carne de oveja, carne vacuna, piñones.

De pronto, se oyó una detonación.

Una bala perdida produjo la ruptura de los vidrios de la ventana del cuarto de Sefastiakán. La munición –de calibre 7,62 mm.– rebotó contra el platillo de su batería y se incrustó en la madera de su cama.

El muchacho y su padre fueron a investigar.

Vieron los cristales rotos en el suelo, el platillo de la batería vibrando, la bala encajada en uno de los travesaños d e la cama.

La guerra había comenzado mucho tiempo atrás. Y Sefastiakán, que tenía 12 años, nunca había escuchado tan de cerca el sonido de la muerte.

Su padre pensó: “¿qué habría pasado si mi hijo hubiera estado en el cuarto practicando?”.

La madre lloraba en la sala, desconsolada.

Nadie acabó de comer su porción de sfiha.

2. La ciudad más segura del mundo

Tras el incidente de la bala perdida, la familia Zugarán decidió emigrar a Toronto. El padre tomó la decisión después de leer en un periódico que se trataba de la ciudad más segura del mundo. Los Zugarán contrataron a un abogado para que los asesorara en su proceso migratorio. Invirtieron todos sus ahorros

–Todo saldrá bien –aseguró el abogado–. Van a tener sus papeles en regla y podrán rehacer su vida.

La familia hizo sus maletas y despegó hacia su destino.

Al llegar a Toronto, los papeles no estaban en regla y el abogado resultó ser un estafador. Los Zugarán gastaron el poco dinero que tenían en unos abrigos y en una habitación en un hostel.

Chad, el padre, que era saxofonista, comenzó a tocar en bares y en la calle. Cuando hacía música en las estaciones del subterráneo, Sefastiakán lo acompañaba en la percusión.

Amina, la madre, trabajó como mesera en un bar.

Un día, un cliente de origen libanés que estaba de paso por Toronto, le dijo a la madre de Sefastiakán que necesitaba paisanos para un bar que estaba a punto de inaugurar en Nueva York.

–Será un lugar de encuentro para los paisanos que extrañan los sabores de nuestra tierra. Si quieres, ven a trabajar conmigo –dijo el Sr. Nayib.

En dos meses, los Zugarán reunieron el dinero para comprar pasajes de bus a Nueva York. Así, dejaron atrás la ciudad más segura del mundo.

3. Establecerse

Fue un viaje de tres días con algunas escalas.

Sefastiakán y su padre aprovecharon las paradas para tocar en la calle.

Así ganaron algo de dinero.

En Nueva York compartieron un departamento con unos hippies franceses.

Meses después, el Sr. Chad tocaba con una banda de jazz. La Sra. Amina laboraba en el bar del Sr. Nayib.

El baterista de la banda, un cuarentón afroamericano llamado Buddy Starkey que daba clases en la OP Musical School de Brooklyn, le consiguió un empleo al padre de Sefastiakán como profesor de saxofón.

Así los Zugarán alquilaron un departamento para ellos solos, contrataron clases de batería para Sefastiakán con Buddy y lograron una mejor vida para la familia.

Finalmente, lograron establecerse.

4. La banda

El Sr, Chad inscribió a Sefastiakán en la OP Musical School de Brooklyn.

Allí tomó clases de batería con Buddy Starkey y empezó a hacer amigos.

Un día, después de una práctica, Buddy le informó a Sefastiakán:

–Unos chicos libaneses que estudian en el instituto me comentaron que necesitan un baterista para su proyecto. Podrías ofrecerte. Tienes un talento natural y necesitas perfeccionarlo. Es tu oportunidad.

–¿Y dónde ensayan?

–En Halsey Street, en la casa de los hermanos Fahradi. ¿Los conoces?

–Sí. Mi mamá trabaja con su padre en el Bar Aalay.

Sefastiakán fue a la casa de Halsey Street. Al encontrar a los chicos, les comentó:

–Escuché que buscan a un baterista.

–Ya no lo estamos buscando –dijo Abdul Fahradi, el guitarrista.

–¿Encontraron uno? –preguntó Sefastiakán.

–Sí, lo encontramos –dijo Mahatma Fahradi, cantante y mellizo de Abdul.

–Es alguien que nos recomendó Buddy –explicó Ahmed Beiruti, el bajista– Un chico que ingresó hace tres meses al instituto.

–¿Y quién es?

–Pues… ¡eres tú, Sefastiakán! Te escuchamos en clase. ¡Nos encantó tu forma de tocar! –dijo Mahatma.
Sefastiakán se emocionó muchísimo:

–¿Y cuándo será el ensayo?

–Mañana a las 16. –respondió Ahmed–. ¡Felicidades, estás en la banda!

5. Camino a la fama

Sefastiakán fue a la casa de los Fahradi a la hora indicada. En el garaje, el chico se emocionó cuando vio una hermosa Ludwig de la serie Black Diamond Pearl, idéntica a la de John Bonham: era una batería vieja, pero en buenas condiciones. El instrumento llevaba años llevando polvo en el sótano de Buddy. El profe se las había regalado para que comenzaran a ensayar.

Y ensayaron durante meses. Versionaban sus canciones favoritas; comenzaron a componer su propio material; tenían letras muy directas sobre la pobreza, la corrupción política, el drama de los refugiados que huyen de sus países y la tragedia causada por la guerra. Metallica, Kiss, Led Zeppelin,
Slipknot, Pantera y AC/DC eran sus dioses. Les tomó dos años perfilar su sonido, establecerse en un género definido: el Metal alternativo.

Llamaron a la banda Megalodonz.

Al Sr. Chad, un purista, no le gustó nada el rumbo que tomó la carrera de su hijo.

–Los metaleros no respetan el arte de la música –decía el saxofonista–. No son verdaderos artistas. Y suelen acabar con problemas de drogas.

–Papá, el jazz es muy aburrido –respondió Sefastiakán– Es música de fondo para ascensores y centros comerciales. Además, los músicos de jazz también tienen problemas de alcohol y drogas.

Padre e hijo se fueron distanciando. Sus visiones de la música y de la vida divergían. La Sra. Amina no se preocupaba tanto: sabía que su hijo era responsable.

Durante años, tocaron en graduaciones de colegios, en fiestas de cumpleaños, en bares. En uno de esos eventos conocieron a un representante que les consiguió un contrato para una discográfica independiente.

El gusto por la música que le inculcó su padre estaba llevando a Sefastiakán por el camino de la fama. Pero también había sido la causa de un profundo distanciamiento.

6. Vida tranquila

Los dos álbumes de Megalodonz tuvieron gran éxito en el mundillo del Metal alternativo. Durante 4 años estuvieron de gira; tocaron sin parar en muchos países. Su canal de youtube registraba millones de visitas.

El éxito tuvo consecuencias: Abdul, el guitarrista, comenzó a llegar a tarde a los ensayos, a perderse en las noches de fiesta en fiesta; Mahatma, el vocalista, festeaba con Abdul y su adicción a los apuestas le hizo perder muchísimo dinero; Ahmed, el bajista, se cansó de las giras, se enamoró de una
fan budista metalera y se fue a vivir a Hawai. Sefastiakán comenzó a tocar con otras bandas como músico de sesión.

Después de 8 años, Megalodonz dejó de existir.

Un día, Sefastiakán recibió una dolorosa llamada telefónica: su padre estaba internado en una clínica. Había recibido un balazo: un ladrón había intentado robarle.

Sefastiakán tenía dos años sin hablar con él y su madre. Al verlos a ellos y a Buddy en la clínica, se desmoronó en lágrimas.

–Papá, perdóname. Hemos pasado tanto tiempo sin hablar.

–Hijo, hace tiempo que estás perdonado. Pero nunca pude decírtelo.

Siempre estabas muy ocupado…

Padre e hijo se abrazaron.

Una bala perdida los llevó Toronto y luego a Nueva York, donde se establecieron; allí Sefastiakán formó parte de Magalodonz y conoció el camino a la fama. Pero lo que ahora quería era estar cerca de su familia, seguir tocando como músico de sesión y llevar una vida tranquila.

Sebastián Rafael Curbata
Sebastián Rafael Curbata

Sebastián Rafael Curbata Rosario

Nació en Caracas el 2 de agosto de 2005. Actualmente reside en la República Argentina. Acaba de finalizar sus estudios primarios en la escuela Vicente E. Montes, ubicada en Belgrano, CABA. Fue seleccionado por su escuela en 2018 para concursar por el Premio Beca “Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. En noviembre de 2018 fue distinguido como uno de los 59 finalistas del Premio Banco Itaú de Cuento Digital en la categoría “escritores noveles” por su relato “Megalodonz”. En dicha categoría participaron 1.118 jóvenes entre los 13 y los 18 años residentes en Argentina, Uruguay y Paraguay. Fue el único venezolano entre los finalistas. Es parte de un grupo scout del Barrio de Núñez y practica esgrima en el Polideportivo Colegiales, donde ha obtenido diversos lauros deportivos.

Autobiografía en Cinco Capítulos Cortos (por Portia Nelson)

Portia Nelson
Portia Nelson

Capítulo Uno
Camino por la calle.
Veo un pozo profundo en la vereda.
Caigo dentro del pozo.
Me siento perdida.
No puedo hacer nada.
No es mi culpa.
Me toma una eternidad salir del pozo.

 

Capítulo Dos
Camino por la misma calle.
Veo un pozo profundo en la vereda.
Pretendo que no lo veo.
Caigo una vez más dentro de él.
No puedo creer que estoy en el mismo pozo.
Pero no es mi culpa.
Todavía me lleva mucho tiempo salir del pozo.

 

Capítulo Tres
Camino por la misma calle.
Veo un pozo profundo en la vereda.
Caigo dentro de él.
Es un hábito. Pero mis ojos están abiertos y sé dónde estoy. Es mi culpa. Salgo inmediatamente de él.

 

Capítulo Cuatro
Camino por la misma calle.
Veo un pozo profundo en la vereda.
Paso por el costado, no me caigo dentro del pozo.

 

Capítulo Cinco
Camino por otra calle.

El bautizo de los duendes (cuento de hadas)


Érase una vez una pobre criada que trabajaba mucho y de forma diligente, y siempre de la mejor manera. Cada día barría la casa y amontonaba los escombros junto a la puerta trasera.

Una mañana, cuando iba a ponerse a trabajar, vio en medio de los escombros una carta. Como no sabía leer, dejó la escoba apoyada en una esquina y fue a ver a la señora y le llevó la carta. Resultó ser una invitación de los duendes, que pedían a la criada que fuese madrina y desempeñara esa función en el bautizo de un hijo recién nacido de unos duendes.

—¡Ay, señora, no sé qué hacer! —dijo la criada.

—Entiendo, Gretchen, no es fácil tomar una decisión —dijo la señora—. Pero he oído decir que no es correcto rechazar una invitación que te hacen los duendes. Me parece que deberías aceptar.

—Si usted lo dice, señora… —dijo Gretchen.

La señora escribió en su nombre una carta aceptando la invitación. La dejó donde había encontrado la primera carta, y en cuanto se volvió de espaldas, desapareció. Y muy poco después se presentaron tres duendes que la condujeron al interior de una montaña vacía por dentro. Para poder entrar Gretchen tuvo que agachar la cabeza, pero una vez dentro se quedó maravillada ante el esplendor de todo lo que se le ofrecía a la vista, que era inimaginablemente delicado y precioso.

La madre que había dado a luz recientemente estaba tendida en una cama de caoba oscurísima, con incrustaciones de perlas. El cobertor estaba bordado con hilo de oro, la cuna era de marfil, y la pequeña bañera de oro puro. El recién nacido era tan pequeño como un dedal.

La muchacha hizo de madrina, y luego pidió permiso para volver a casa, porque iban a necesitarla ya que al día siguiente iba a haber mucho trabajo allí. Pero los duendes le suplicaron que se quedara con ellos al menos tres días. Fueron tan persuasivos y tan amistosos que ella accedió y se lo pasó muy bien con ellos. Y ellos hicieron todo cuanto estuvo en sus manos para que ella disfrutara de su estancia.

Pasaron los tres días y ella les dijo que no tenía más remedio que volver a casa. Llenaron sus bolsillos de oro y la llevaron hasta la salida. Una vez afuera ella comenzó a caminar de regreso a su casa, llegó a media mañana, y vio que la escoba seguía apoyada en el rincón donde ella la había dejado. Se puso enseguida a barrer como de costumbre, y al poco se quedó de piedra porque salieron de la casa unos desconocidos y la preguntaron que qué hacía. Resultó que su antiguo señor había fallecido, y que no había permanecido en la montaña tres días, tal como ella imaginaba, sino siete años.

Los duendes (cuentos de hadas)

Érase una vez un zapatero que, sin que mediara ninguna culpa por su parte, se fue haciendo cada vez más pobre. Tanto, que apenas si le quedaba ya cuero, pues apenas tenía el suficiente para hacer un solo par de zapatos. Cortó el cuero por la tarde, con idea de ponerse a coser los zapatos a la mañana siguiente, y después se fue a dormir. Estaba muy despejado, de manera que rezó sus oraciones y luego durmió pacíficamente.

A la mañana siguiente se despertó, comió un pedazo de pan seco, y se sentó a su banco de trabajo. Y de repente vio que los zapatos ya estaban hechos. Se quedó deslumbrado. Los cogió y los miró y remiró desde todos los ángulos posibles. Cada puntada estaba hecha a la perfección, cada parte del zapato estaba en su sitio. No habría sido capaz de hacerlos mejor.

Muy pronto entró un comprador, que necesitaba unos zapatos de esa talla exactamente, y ese par le gustó tanto que los compró, pagando por los zapatos un buen precio.

Con ese dinero el zapatero podía comprar cuero para hacer otros dos pares de zapatos, y así lo hizo. Y de la misma manera que la otra vez, cortó el cuero por la tarde, con intención de proseguir el trabajo a la mañana siguiente, esta vez con muy buen ánimo. Pero no tuvo necesidad de continuar: cuando despertó, los zapatos ya estaban hechos, igual que la vez anterior, como si los hubiese cosido un maestro del oficio. Pronto encontró compradores para los dos pares, y de este momento le quedó un beneficio suficiente como para comprar cuero para hacer cuatro nuevos pares. Compró el cuero, y a la mañana siguiente todos los zapatos ya estaban hechos, los vendió también, y así sucesivamente. Por la tarde cortaba el cuero, y al día siguiente los zapatos aparecían hechos, y de este modo muy pronto se encontró con que obtenía unos buenos ingresos, y no transcurrió mucho tiempo antes de que se convirtiera en un hombre rico.

Una tarde, cuando ya se aproximaba la Navidad, cortó como de costumbre el cuero para hacer más zapatos y, cuando ya iban a acostarse le dijo a su mujer:

—¿Qué te parece si esta noche nos quedamos despiertos un rato, a ver si de este modo averiguamos quién ha estado ayudándonos?

A su esposa le pareció buena idea, así que encendieron una lámpara y se quedaron esperando escondidos detrás de un perchero de un rincón del taller, detrás de las perchas con ropa colgada.

A medianoche dos hombrecitos desnudos se colaron por debajo de la puerta, pegaron sendos saltos para subirse al banco de trabajo, y se pusieron de inmediato a trabajar, y cosieron todos los zapatos a una velocidad que al zapatero le parecía increíble. No pararon hasta haber terminado toda la tarea, dejaron después los zapatos en el banco y se fueron otra vez por debajo de la puerta.

A la mañana siguiente, la esposa del zapatero dijo:

—Me parece que deberíamos devolverles el favor a estos hombrecillos. Al fin y al cabo, nos han hecho ricos, y ya les ves a los pobres, andando por ahí sin una ropa adecuada para protegerse del frío. Voy a coser para ellos unas camisas y unas chaquetas, algo de ropa interior y unos pantalones, y además tejeré para ellos dos pares de calcetines. Y tú podrías hacerles unos zapatitos.

—Es una buena idea —dijo el zapatero, y ambos se pusieron a trabajar.

Aquella tarde dejaron en el banco toda la ropa en lugar del cuero para hacer más zapatos, y volvieron a esconderse para ver qué hacían aquellos hombrecillos. Los dos entraron a medianoche, saltaron como la otra vez al banco dispuestos a ponerse a trabajar, pero se quedaron parados de sorpresa viendo toda esa ropa, y empezaron a rascarse perplejos la cabeza. Al fin comprendieron para qué era todo eso, saltaron de alegría, se vistieron al momento, se atildaron lo mejor posible, y acabaron poniéndose a cantar:

En nuestra vida nunca estuvimos mejor.
¡Se acabó lo de ser remendón!

Saltaron del banco, ágiles como mininos, y siguieron saltando y brincando por las sillas, el banco, el hogar, el alféizar de la ventana, y finalmente se colaron por debajo de la puerta y desaparecieron.

Nunca más regresaron, pero el zapatero siguió progresando. A partir de entonces el trabajo siempre fue bien, y él y su esposa vivieron felices el resto de sus vidas.

15 EXCELENTES VÍDEOS CON LA MEJOR MÚSICA DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2019

1) 1 hora de Música de guitarra para Navidad. Christmas Guitar Music. Relaxing Instrumental Christmas Songs

 

2) 1 hora de Música de piano para Navidad. Christmas Piano Music. Relaxing Instrumental Christmas Songs

 

 

3) La Mejor Música Navideña: Una hora de Noche de Paz. One hour of Silent Night, Best Christmas Music

Noche de paz, noche de amor (Stille Nacht, heilige Nacht) es una conocida canción de navidad austriaca compuesta originalmente en alemán por el maestro de escuela y organista austriaco Franz Xaver Gruber, la letra fue realizada por el sacerdote austriaco Joseph Mohr.

4) La Mejor Música Navideña: Una hora de Jingle Bells. One hour of Jingle Bells, Best Christmas Music

«Jingle Bells» es una de las canciones tradicionales de invierno más conocidas y cantadas en todo el mundo. Fue escrita entre 1850 y 1857 por el compositor estadounidense James Pierpont (1822-1893) bajo el título de «One Horse Open Sleigh» y fue publicada en la ciudad de Boston por la compañía Oliver Ditson & Co. el 16 de septiembre de 1857.

En 1859 la canción fue relanzada, esta vez bajo el título «Jingle Bells, or the One Horse Open Sleigh». A pesar de estar íntimamente conectada a la Navidad, no es específicamente una canción de Navidad, ya que no se menciona, y trata sobre las carreras de caballos.

5) 1 hora de Música Navideña: One hour of Oh Little Town of Bethlehem. Best Christmas Music

OH, PUEBLECITO DE BELÉN
¡Oh, pueblecillo de Belén,
durmiendo en dulce paz!
los astros brillan sobre ti
con suave claridad;
mas en tus quietas calles
hoy surge eterna luz,
y la promesa de Emanuel
se cumple en Jesús.

Al niño que ha nacido hoy
el coro celestial
entona con sonora voz
un cántico triunfal,
¡el santo nacimiento,
estrellas, proclamad;
a Dios el Rey cantad loor;
honor y gloria dad!

El Santo Niño de Belén
es nuestro Salvador,
quien por su sangre perdonó
el mal con tanto amor;
unimos nuestras voces
al coro angelical
y proclamamos por doquier
su gloria celestial.

 

6) 1 hora de la mejor música navideña. Best Christmas Songs 1 hour of Carol of the Bells

Es un villancico ucraniano compuesto en 1916 por el compositor Mykola Leontovich. La pieza cuenta la historia de una golondrina que vuela por el centro de un barrio para anunciar que se acerca la próxima primavera. El villancico se suele cantar en la noche del 13 de enero de acuerdo con el calendario juliano (equivalente al 31 de diciembre) en el que se celebra la “Tarde de generosidad”. Las primeras interpretaciones fueron realizadas por estudiantes de la Universidad de Kiev.

Años más tarde, el compositor Peter J. Wilhousky adaptó el tema al inglés bajo el título de Carol of the Bells (Villancico de las Campanas), la cual fue interpretada el 5 de octubre de 1921 por el Coro Nacional de Ucrania en el Carnegie Hall. En 1936 se hizo con los derechos del villancico adaptando el texto dentro de un contexto más navideño que el original. En Estados Unidos es considerado como uno de los más populares de la época.

 

7) 1 hora de la mejor música de Navidad. One hour of We Three Kings. Best Christmas Songs

 

“We Three Kings”, en español Nosotros, los tres Reyes es un villancico que fue escrito por John Henry Hopkins, Jr. En 1857. Se le conoce también por “We Three Kings of Orient Are o The Quest of the Magi (La misión de los Magos).

Inglés
We three kings of Orient are;
Bearing gifts we traverse afar,
Field and fountain, moor and mountain,
Following yonder star.

Refrain
O star of wonder, star of night,
Star with royal beauty bright,
Westward leading, still proceeding,
Guide us to thy perfect light.

Born a King on Bethlehem’s plain
Gold I bring to crown Him again,
King forever, ceasing never,
Over us all to reign.

Refrain

Frankincense to offer have I;
Incense owns a Deity nigh;
Prayer and praising, voices raising,
Worshiping God on high.

Refrain

Myrrh is mine, its bitter perfume
Breathes a life of gathering gloom;
Sorrowing, sighing, bleeding, dying,
Sealed in the stone cold tomb.

Refrain

Glorious now behold Him arise;
King and God and sacrifice;
Alleluia!, Alleluia!,
Rings through the earth and skies.

Refrain

Castellano

Nosotros somos los Tres Reyes de Oriente
Cargando regalos que traemos de lejos,
El campo y la fuente, páramo y montaña,
Siguiendo a aquella estrella.

Estribillo
O estrella milagrosa, estrella de la noche,
Estrella con real belleza brillante,
guiando hacia el oeste, de proceder tranquilo,
Guíanos a tu luz perfecta.

Nacido un rey en la llanura de Belén
Oro traigo para coronarle de nuevo,
Rey para siempre, cesante nunca,
Nosotros todos reina.

Estribillo

Incienso para ofrecerle tengo yo;
El incienso posee una cercana Deidad;
La oración y la alabanza, levantan voces,
Adorar a Dios en las alturas.

Estribillo

La mirra es mía, su perfume es amargo
Respira una vida de creciente oscuridad;
Con angustia, suspirando, sangrando, muriendo,
Sellado en la tumba fría de piedra.

Estribillo

Glorioso ahora contemplad le levantarse;
Rey y Dios y el sacrificio;
Aleluya !, ¡Aleluya !,
Resuene a través de la tierra y los cielos
Estribillo

8) 1 hora de la mejor música de Navidad. One hour of Away in a manger (Allá en un pesebre). Best Christmas Songs

La canción fue publicada por primera vez con dos estrofas en 1885 en Filadelfia en una colección de escuela dominical evangelista luterana Little Children’s Book for Schools and Families editada por James R. Murray (1841-1905). La tercera estrofa se atribuyó a John Thomas McFarland, 1887 (1851-1913). La canción se canta con dos melodías distintas, “Mueller” y “Cradle Song” (por William J. Kirkpatrick).

Away in a Manger
Allá en un pesebre

Canción de Navidad
Canción de Navidad
(Inglés)

Away in a manger, no crib for a bed,
The little Lord Jesus laid down His sweet head.
The stars in the sky looked down where He lay,
The little Lord Jesus, asleep on the hay.

The cattle are lowing, the Baby awakes,
But little Lord Jesus, no crying He makes;
I love Thee, Lord Jesus, look down from the sky
And stay by my cradle till morning is nigh.

Be near me, Lord Jesus, I ask Thee to stay
Close by me forever, and love me, I pray;
Bless all the dear children in Thy tender care,
And take us to Heaven to live with Thee there.

(Español)
Allá en un pesebre, no cuna por lecho,
El Señorcito Jesús reposaba Su dulce cabeza.
Las estrellas en el cielo miran, donde estaba acostado,
Al Señorcito Jesús, dormido sobre el heno.

El rebaño muge, el Niño despierta,
Pero el Señorcito Jesús no llora
Te quiero, Señor Jesús, mira desde el cielo
Y quédate cerca de mi cuna hasta el amanecer.

Estate conmigo, Señor Jesús, Te pido quedar
Cerca de mí para siempre, y amarme, Te ruego.
Bendice a los queridos niños en Tu tierna guardia
Y tómanos contigo en el Cielo para vivir allí contigo.

 

9) ¡Feliz año nuevo 2019! ¡Countdown to Happy New Year 2019! Auld Lang Syne Música de año nuevo

 

 

Auld Lang Syne es una canción patrimonial escocesa cuya letra consiste en un poema escrito en 17881​ por Robert Burns, uno de los poetas escoceses más populares. Se suele utilizar en momentos solemnes, como aquellos en que alguien se despide, se inicia o acaba un viaje largo en el tiempo, un funeral, etc. Se la ha relacionado especialmente con la celebración del Año Nuevo.

“Auld lang syne”, en escocés, literalmente significa “hace mucho tiempo”; aunque se traduce más adecuadamente como “por los viejos tiempos”. Se canta con la melodía popular tradicional (es decir, folclórica, y, por tanto, anónima) escocesa clasificada con el número 6294 en el catálogo de Roud.

En el movimiento Scout de lengua castellana, esta canción es conocida como “Canción de la despedida”.

10) 1 hora de Música de Navidad: One hour of Angels from the Realms of Glory. Best Christmas Music

 

Ángeles, alzad el canto

Ángeles, alzad el canto,
La noticia celebrad;
Proclamad al mundo entero
Nuevas de consuelo y paz.

Adoremos, adoremos
Al recién nacido Rey.

OH, pastores que oísteis
El gran coro celestial,
El mensaje tan sublime
Por doquiera anunciad.

Fieles, todos adoradle
Con humilde gratitud;
Todo honor y homenaje
Tributad al Rey Jesús.

ENGLISH: Angels From The Realms Of Glory
Angels from the realms of glory
Wing your flight o’er all the earth
Ye who sang creation’s story
Now proclaim Messiah’s birth

Come and worship come and worship
Worship Christ the newborn King

Shepherds in the field abiding
Watching o’er your flocks by night
God with us is now residing
Yonder shines the infant light

All creation join in praising
God the Father Spirit Son
Evermore your voices raising
To the eternal Three in One

 

11) 1 hora de Música Navideña: One hour of Angels we have heard on high . Best Christmas Music

 

 

El villancico celebra el nacimiento de Cristo y representa el coro que los ángeles, junto a los pastores, entonan para celebrar el evento. Este villancico ha sido traducido a numerosas lenguas. En inglés fue traducido en 1862 por el obispo de Hexham y Newcastle, James Chadwick.

El poema navideño Angels from the Realms of Glory del poeta escocés James Montgomery, publicado por primera vez en 1816, se canta a menudo sobre la melodía del villancico Ángeles cantando están, pero esto no prueba nada sobre la fecha de composición, porque la asociación del poema inglés con el aire del villancico francés no se remonta más que al Oxford Book of Carols de 1924.

 

12) La mejor Música de Navidad: One hour of Bring a Torch, Jeanette Isabella.. Best Christmas Music

Bring a torch, Jeanette, Isabella

Bring a torch, to the cradle run!

It is Jesus, good folk of the village;

Christ is born and Mary’s calling;

Ah! ah! beautiful is the Mother

Ah! ah! beautiful is her Son!

It is wrong when the Child is sleeping

It is wrong to talk so loud;

Silence, all, as you gather around.

Lest your noise should waken Jesus.

Hush! hush! see how fast He slumbers!

Hush! hush! see how fast He sleeps!

Hasten now, good folk of the village;

Hasten now the Christ Child to see.

You will find Him asleep in the manger;

Quietly come and whisper softly,

Hush! hush! peacefully now He slumbers.

Hush! hush! peacefully now He sleeps.

Softly to the little stable.

Softly for a moment come;

Look and see how charming is Jesus

How He is white, His cheeks are rosy!

Hush! hush! see how the Child is sleeping;

Hush! hush! see how He smiles in his dreams.

 

12) Música de piano para Navidad. Christmas Piano Music. Relaxing Instrumental Christmas Songs

13) Una hora de Jazz de Navidad – Relaxing Christmas JAZZ Music – Smooth Christmas Songs Instrumental

14) Música Tradicional del Año Nuevo Chino 2019! Chinese New Year Music 2019 || 歡樂新春 2019 ❤

 

15) 1 hora de Música del Año Nuevo Chino 2018 1 hour of Chinese New Year Music 2019 || 歡樂新春 2019 ❤