CARMELO URSO MENCIÓN PUBLICACIÓN EN EL I CONCURSO DE MINIFICCIÓN ZETTA (VENEZUELA)

Carmelo Urso

El escritor y periodista caraqueño Carmelo Urso, director del Blog Sólo50, recibió recientemente Mención Publicación en el I Concurso Minificción Zetta, justa literaria dedicada al género de la ciencia ficción.

Urso fue distinguido por su relato “Cyborg-Cosmos”. En el concurso  participaron 413  autores de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

El cuento ganador del Primer Concurso de Minificción Zetta fue “El sílex digital” cuya autoría corresponde a Marcos Tarre Briceño, participante por Venezuela.

En el siguiente recuadro se muestran los autores distinguidos con Mención Publicación, cuyos relatos serán incluidos en una antología que ZettaGroup editará próximamente en formato digital.

Anuncios

 La creación del mundo (compendio de #fábulas y #leyendas cosmogónicas del universo #Dragonlance)

Margaret Weis y Tracy Hickman

Astinus de Palanthas, célebre cronista, pasó varios años compendiando leyendas y relatos referentes a la historia antigua de Krynn, a partir de los cuales creó la famosa colección de pergaminos titulada Iconocronos.

El material que aquí se presenta fue extraído de sus voluminosos escritos transcritos en una forma apropiada para el lector moderno.

 

Creación del mundo

Antes del amanecer de los tiempos, reinaba el Caos más absoluto.

Luego surgieron los dioses del más allá, generando el Bien, el Mal y la Neutralidad.

Reorx, el Forjador, golpeó con su hacha el seno del Caos. Este último aminoró su marcha, y las chispas que despidió la herramienta se transformaron en estrellas. Acto seguido, los dioses dieron vida a los espíritus de todas las razas que habían de poblar los nuevos mundos nacidos en la Gran Fragua. Tales espíritus era, pues, los hijos de las divinidades.

Los dioses empezaron a disputarse a sus criaturas. Los del Bien querían encauzarlas hacia las sendas de la probidad y compartir con ellas el dominio del universo. Los del Mal pretendían esclavizarlas a fin de que acatasen todas sus órdenes. Los de la Neutralidad deseaban establecer un equilibrio; conceder a los nuevos seres libertad para elegir si preferían servir a la bondad o, por el contrario, a la perversión.

Fue así como la Guerra de Todos los Santos asoló los cielos. Los dioses benéficos y neutrales aunaron esfuerzos para evitar la victoria definitiva de los malignos.

El Dios Supremo habló desde esferas ignotas, y puso término al conflicto al decretar la igualdad de oportunidades. Las divinidades del Bien, el Mal y la Neutralidad fueron autorizadas a otorgar cada una un don a los recién concebidos entes.

Los paladines benignos dieron a los espíritus existencia y forma corporales. De este modo, las criaturas obtuvieron el control del mundo material y pudieron asemejarse más a los dioses. Los creadores del Bien confiaban en que sus vástagos fomentarían la paz y el orden en su reino terrenal, y los condujeron por los caminos de la luz.

Las fuerzas de la maldad dictaminaron que los seres físicos padecerían hambre y sed, y que tendrían que trabajar para satisfacer sus necesidades. Su esperanza era subyugar a las razas a través de las privaciones y el sufrimiento.

Los dioses neutrales infundieron en sus hijos el libre albedrío, de tal suerte que pudieran escoger entre el Bien y el Mal. Así quedaba preservado el equilibrio.

Por último, las divinidades dieron forma al país de Krynn como lugar de residencia de su progenie. El Supremo determinó que cada uno optara por su propio curso de acción en la vida. La etapa común sería la muerte, punto de tránsito entre Krynn y la siguiente existencia.

 Las razas

A partir de los espíritus se crearon numerosas razas. La primera fue la de los elfos, favorecidos por los dioses bondadosos. Los elfos moldean el mundo y poseen una magia benigna que doblega la naturaleza a su voluntad. Su longevidad sobrepasa a la de todos sus hermanos y, aunque cambian las cosas, ellos mismos apenas experimentan alteraciones.

La raza humana cuenta con la protección de las divinidades de la Neutralidad, pero también los dioses del Bien y los del Mal codician sus almas. Son criaturas capaces de elegir libremente entre la Luz y las Sombras. Su breve paso por la tierra suele consumirse en un lucha incesante para conseguir poder y sabiduría. Son ágiles de pensamiento y obra, aunque a menudo no calibran suficientemente las consecuencias de sus actos. En definitiva, los humanos mueven el mundo.

Los ogros son la etnia favorita de los dioses malévolos. Al principio constituían la más bella de todas las razas, pero sólo se ocupaban de saciar sus apetitos. Eran esclavos de sus propios anhelos, y hasta su hermosura fue devorada por sus desmedidos instintos. Se trata de un pueblo egoísta y cruel, que se recrea infligiendo dolor y penalidades a los más débiles.

El Dios Supremo creó una cuarta clase de seres: los animales. Los modeló con una mezcla equilibrada de bondad, maldad y neutralidad, y los hizo nacer del mundo mismo. Los dragones son los reyes del reino animal. Al igual que las demás criaturas, poseen la suficiente autodeterminación para alistarse en las filas de la divinidad que elijan.

 LA Era de los Sueños

La Era de los Sueños fue la primera de Krynn. Está difuminada en mitos y poemas, y poco se sabe a ciencia cierta de los días inaugurales del mundo.

La era se inició con la creación del universo y concluyó allí donde arranca la historia registrada, hace un par de milenios. La crónica más completa de aquellos tiempos en la que se encuentra en la Antología de Canciones, recolección del bardo Quevalin Sath.

En tan remota época se fundó el primer reino de los elfos, Silvanesti, y se emprendió la edificación del Kal-thax, gran capital de los enanos.

Los Dragones del Mal personificaban por entonces las fuerzas oscuras, guerreando contra las otras razas para someterlas. Fueron innumerables y crudas las batallas de aquellas centurias, si bien los reptiles siempre resultaron derrotados.

La tragedia se cebó en todas las razas. La fratricida Guerra de Kinslayer que libraron elfos y humanos se prolongó cincuenta años antes de que se negociara la paz. El tratado denominado «de la Vaina de la Espada» zanjó la contienda, más un gran número de elfos hubieron de abandonar Silvanesti en busca de nuevos hogares. Viajaron hacia el oeste y fundaron la nación de Qualinesti.

El imperio humano de Ergoth fue el más importante de la Era de los Sueños. Basado en ideales de concordia y justicia, degeneró en algo corrupto y represivo. Vinas Solamnus, adalid de la guardia imperial, se dirigió hacia el oeste al frente de un ejército para sofocar una rebelión, pero descubrió que esta era justificada. Se pasó al bando que debía combatir, y comandó a las huestes que liberaron los estados orientales de Ergoth. Creó la hermandad de los Caballeros de Solamnia con el propósito de salvaguardar la libertad del pueblo.

Ergoth se dividió en estados independientes, de los que nacieron las naciones de Istar, Solamnia y Goodlund.

Los Caballeros de Solamnia gobernaron con equidad durante varios siglos, y la paz se consolidó en sus fronteras.

Al proclamarse la Tercera Guerra de los Dragones, el equilibrio de Krynn se vio gravemente amenazado. La inestabilidad duró casi tres siglos.

Huma Dragonbane, Caballero de Solamnia, estudió con un hombre santo y oró a los dioses para que lo ampararan. Su búsqueda de auxilio lo llevó a remotos confines. En uno de sus viajes conoció a una hembra de Dragón Plateado en su forma humana, quien se enamoró de él. La mujer—reptil reveló a Huma el secreto de la Dragonlance. Paladine, el mayor de los dioses, bajó a la tierra metamorfoseado en mortal a fin de socorrer al caballero. Este pudo desterrar a los dragones y se enfrentó a Takhisis, Reina de la Oscuridad, provisto de la nueva arma. Sus enemigos hubieron de replegarse en las Tinieblas.

Así terminó la Tercera Guerra de los Dragones y, con el exilio de tales criaturas, se clausuró la Era de los Sueños.

La Era del Poder

Fue esta la «edad de oro» de Krynn. Se prolongó algo menos de mil años, un largo período en el que florecieron la gloria, la paz y los logros de toda índole.

Tras el destierro de los dragones, los ogros, privados de sus potentes aliados, sobreestimaron sus posibilidades y atacaron a los enanos de Kal-thax. Las guerras que siguieron duraron un centenar de años, y concluyeron con la total rendición de los ogros y su esclavización por las otras razas. Aunque algunas bandas de renegados se refugiaron en las montañas y asaltaron esporádicamente distintos villorrios, la raza de los ogros se extinguió como una nación.

Ergoth, debilitado por su distribución fragmentaria, declinó como estado predominante. Ocupó su puesto Istar, que pasó a ser el poder político central de Ansalon.

Los estados independientes de los kenders se anexaron a Istar por el pacto de «Kendermeld». Silvanesti se ligaba a su vez a Istar por el tratado de Elfmeld. Bajo las presiones de los territorios vecinos, el reino enanil de Kal-thax firmó la alianza de Dwarfmeld. Y, al fin, Solamnia y Ergoth se avinieron a las condiciones del Greatmeld. El imperio de Istar, autor de la unificación, formó el primer gobierno soberano de Ansalon.

En efecto, había triunfado la gloria de una gran urbe. Se pronosticaba un futuro ilimitado de bienestar. Las hordas de la perversidad parecían haber sido desarticuladas a perpetuidad: no había dragones, y los ogros no eran más que títeres y servidores. En el año 959 de la Era del Poder, el Príncipe de los Sacerdotes de Istar resolvió borrar de sus dominios los postreros vestigios de maldad invocando a uno de los dioses para que lo secundara en su proyecto…

Y sobrevino el Cataclismo.

 El Cataclismo

Los dioses se encolerizaron por la arrogancia del Príncipe, de la misma manera que se enfurece un padre con el comportamiento díscolo de sus hijos. Con frecuencia las divinidades ayudan a los mortales, pero hay que abordarlas haciendo gala de humildad, sin petulancia. Los creadores decidieron dar una lección al pueblo de Krynn, que es deber del padre corregir la conducta caprichosa del vástago.

La ira de los dioses se materializó en una montaña ígnea, que fue arrojada desde el cielo para destruir la ciudad de Istar. Cambió la faz de la tierra. Crecieron nuevas cordilleras, a la vez que el llano se hundía en el mar. Así castigaron los hacedores a sus presuntuosas criaturas, en la confianza de que estas volverían a los senderos de la rectitud.

Pero los pobladores de Krynn no comprendieron el mensaje de las deidades. No se detuvieron a reflexionar que era su orgullo el causante de la catástrofe; tan sólo vieron en ella una demostración gratuita de cólera. Sintiéndose abandonados, los habitantes de todo el continente dejaron de adorar a los dioses verdaderos y reverenciaron a otros falsos. En semejante desconcierto, los clérigos perdieron su capacidad para obrar prodigios. Se levantaron ídolos y se derrumbaron otros. Incluso los antes ennoblecidos Caballeros de Solamnia cayeron en desgracia, porque no podían invertir los efectos del Cataclismo.

El caos se enseñoreó de Krynn en los sombríos años posteriores a la hecatombe. Los enanos de Thorbardin, recriminando por el suceso a los humanos y demás etnias, cerraron a piedra y lodo las puertas de su reino hasta contra sus congéneres afincados en el exterior. El mago llamado Fistandantilus, el más poderoso de su tiempo, capitaneó un ejército de hombres y Enanos de las Colinas en la que se conocería como Guerra de Dwarfgate. Al quedar patente su derrota, el hechicero formuló un sortilegio tan destructivo que ambos bandos se desintegraron.

Se sellaron pues las puertas de Thorbardin, e incluso su emplazamiento se desdibujó en la transformada región. También los elfos abolieron cualquier contacto con la humanidad, y Silvanesti y Qualinesti se aislaron herméticamente de todos los extranjeros, salvo de unos pocos.

Fueron, como hemos dicho, años de desesperanza y confusión. Era mejor reverenciar a un dios falso que a ninguno, por lo que salieron de la nada una gran diversidad de credos. Se difundió entre las gentes del llano la costumbre de adorar a los antepasados. Los eruditos de Haven y Solace fundaron el movimiento de los Buscadores, que en sus inicios propugnó la búsqueda de las viejas verdades, o al menos de alguna novedosa pero susceptible de funcionar. Con el tiempo, la escuela intelectual degeneró en una facción política, la Teocracia de los Buscadores, que tomó fuerte arraigo en Abanasinia. Sus cabecillas adoptaron cultos a dioses nuevos y descartaron la búsqueda de lo auténtico.

La pobreza era ahora moneda de curso legal, ya que las fortunas de épocas pasadas fueron sepultadas bajo los escombros del Cataclismo. El oro, metal precioso por excelencia, resultaba demasiado corriente e inútil para la vida cotidiana. El acero, en cambio, alcanzó un valor inmenso en la mayor parte de Ansalon, dada su variedad de aplicaciones prácticas. Pronto las monedas de este material se hicieron esenciales en las transacciones del comercio.

Los elfos aún recordaban el ya lejano pasado, pero las frágiles memorias de los humanos hicieron que el viejo mundo se sumiera en el olvido pocas generaciones más tarde. Se creía que los dragones eran simples mitos, forjados únicamente para asustar a los niños. La idea de que los clérigos pudieran invocar encantamientos era tildada de blasfemia entre los adeptos a la Teocracia de los Buscadores. Por proferir tal «herejía», más de uno fue encarcelado y hasta quemado en la hoguera.

Despacio, Krynn se recobró del Cataclismo, si bien la noticia de un mal peor empezó a divulgarse por todas las latitudes. En el norte, unos guerreros estaban conquistando la demarcación de la antigua Istar. Un ejército se ponían de nuevo en marcha. Las fuerzas rotas, diseminadas, de los hombres y mujeres del continente no ofrecían digna oposición a las misteriosas hordas que se aliaban a los provocadores.

Los norteños averiguaron sin tardanza la horrible verdad: los que instigaban al levantamiento tenían a su lado a hordas de pesadilla. ¡Los dragones habían regresado!

 Dragones de Krynn

Los dragones no habían hecho acto de presencia en Krynn a lo largo de más de mil años, desde el término de la Era de los Sueños. De hecho, los moradores de los reinos, a excepción de sabios y hechiceros, estaban convencidos de que tales animales eran meros personajes de cuentos infantiles.

El origen de los reptiles se remonta a la creación misma del universo. Sus cuerpos no dimanaron de las estrellas, como los de humanos y elfos, sino de la quintaesencia del mundo. Por consiguiente, los dragones son la energía vital de Krynn hecha carne y escamas.

Estos colosos, según sus inclinaciones y al igual que las otras razas superiores, se alinearon con las fuerzas del Bien, el Mal o la Neutralidad.

Durante la Era de los Sueños se desataron tres Guerras de los Dragones. En el transcurso de la tercera, a un joven Caballero de Solamnia llamado Huma se le reveló el enigma de la Dragonlance. Montado en un Dragón Plateado, Huma batalló en el aire contra los reptiles malignos. Como desenlace, sus contrincantes fueron abatidos y los otros, los del Bien y la Neutralidad, se retiraron a fin de mantener el equilibrio del universo.

Después del Cataclismo, los rumores acerca del retorno de los dragones no cesaron de aumentar. Los gobernantes del país acabaron por admitir que el mito se había hecho realidad, y que los terroríficos reptiles alados estaban de regreso.

¿Qué provocó la vuelta de los dragones? Nadie puede decirlo. Las bestias parecían estar al servicio de los ya mencionados guerreros, los apodados «Señores de los Dragones». Se ignoraba cómo habían adquirido estos últimos el derecho a sus servicios, mas de lo que no cabía duda era de que entre unos y otros configuraban el contingente más impresionante que marchara nunca sobre el continente de Ansalon.

UNA VISLUMBRE DE PROFECÍA (una #fábula cosmogónica que explica el nacimiento de la raza enana en el universo de la #Dragonlance)

Dan Parkinson

A excepción de los dragones, que surgieron del propio mundo, el primer pueblo de Krynn fue el elfo.

Los elfos fueron el primer experimento de los dioses, –en particular de Reorx, el Forjador del Mundo–, para crear seres de su propia concepción en un mundo que hasta entonces tenía sólo sus propias criaturas: los dragones, y los animales que eran sus presas.

Y así los dioses proyectaron y crearon a los elfos. Los elfos, a su estilo, eran hermosos, pero los dioses se sintieron progresivamente defraudados al cabo de un tiempo porque los elfos –como tal–, eran fundamentalmente decorativos pero no particularmente funcionales. Se contentaban con existir y tener largas vidas. No hacían nada de verdadero valor. Sólo una cosa hecha por los elfos tenía verdadero mérito: habían reclamado los bosques de Silvanesti como su hogar, con lo que fastidiaron a los dragones, muchos de los cuales consideraban Silvanesti como suyo.

Ésta era la razón de que gran parte de la historia estuviera marcada por escaramuzas periódicas y al menos una guerra a gran escala, que había comenzado con ataques de los dragones a los elfos.

En su preocupación por dar con el equilibrio adecuado, los dioses lo intentaron de nuevo. En esta ocasión, crearon a los ogros. Y, una vez más, se vieron defraudados. Los ogros habían sido una raza prometedora, –aunque falta de imaginación y aburrida–, pero con el tiempo se inició un proceso de deterioro en su cultura y finalmente se convirtieron en los ogros del presente, unos grandes brutos hoscos y huraños que, en el mejor de los casos, constituían una molestia y podían llegar a ser una verdadera amenaza.

Varios dioses probaron entonces a diseñar una clase mejor de seres. ¿Qué dioses pudieron haber originado monstruosidades tales como los goblins, los minotauros y otras criaturas parecidas? No se sabe. Pero esos dioses en particular probablemente estén avergonzados de esas creaciones.

Pero Reorx el Forjador pareció darse cuenta de los problemas que acosaban a su mundo y volcó toda su atención en diseñar la raza perfecta. Entonces creó a los humanos a continuación, utilizando el modelo básico de los elfos pero infundiendo en las nuevas criaturas enormes energías, impulsadas por la certeza de una duración de vida corta. De nuevo fue un buen intento pero todavía imperfecto. Sin duda, los humanos demostraron ser una raza demasiado caótica para gusto de Reorx, e incluso se las arreglaron para desvirtuar sus facultades básicas de manera que algunos de ellos se convirtieron en gnomos y, posiblemente, incluso en kenders (aunque había cierta evidencia de que los kenders pudieron haberse originado de alguna aberración imprevista entre los elfos).

La raza correcta, –la obra maestra del dador de vida–, era todo cuanto cualquier dios podría haber deseado en un pueblo elegido. No tan alta y problemática ni de vida tan corta como la humana, pero tampoco tan indecorosamente longeva como la elfa, la nueva raza estaba dotada con todas las habilidades que un pueblo necesitaba. Fabricaban buenas herramientas y sobresalían en su uso. De miembros robustos y fuertes, podían tallar piedra con la facilidad con que otras razas tallaban la blanda madera. Poseían la imaginación y la inventiva de las que carecían los ogros, el sentido del progreso y la determinación porfiada que no tenían los elfos, y la continuidad de propósito que les faltaba a los humanos.

A través de pruebas y errores, Reorx, en su sabiduría, había creado al fin un pueblo adecuado para el mundo de Krynn: la raza enana. Cuentan las leyendas que Reorx estaba tan satisfecho con su pueblo que, originalmente, los llamó a todos Herrero, aunque aquello acabó por provocar tal confusión que los enanos se dieron otros nombres personales según las necesidades, y, finalmente, ninguno de ellos se llamó Herrero.

De este modo, se establece el origen de la raza enana para cualquiera a quien pudiera interesar.

En los primeros tiempos, los enanos se habían dispersado por toda la faz de la tierra de Krynn en búsqueda de lugares más altos, y las tribus quedaron separadas. Existían leyendas de un lugar llamado Kal-Thax en el que muchos se habían instalado, y quizá también otros muchos sitios semejantes.

La realidad y la leyenda resultaban muy confusas en muchos puntos, pero algunas cosas estaban claras:

–La raza humana se había extendido y multiplicado hasta el punto que nadie sabía quiénes eran o dónde se encontraban todos.

–La raza elfa se había aferrado a los bosques de Silvanesti a lo largo de una docena de asedios de los dragones y de una guerra a gran escala, aunque algunos elfos habían emigrado al oeste y ahora vivían en alguna otra parte.

–Todavía había ogros aquí y allí, incluida una numerosa colonia al sur de Thorin, un lugar llamado Bloten. La arquitectura original de Thorin era de diseño ogro, pero había sido abandonada mucho tiempo atrás, y, tras unas cuantas escaramuzas con los calnars, en la actualidad los ogros tendían a dejar en paz a los enanos.

–Y en algún momento del ahora lejano pasado,  la magia se había introducido en Krynn. Algunos decían que era obra del propio Reorx, llevado al mal camino por otros dioses. Otros decían que la magia había llegado en la forma de una gema gris que descendió sobre el mundo y fue atrapada por los humanos durante un tiempo y posteriormente liberada por los gnomos. Incluso había una leyenda sobre un valeroso y trágico pescador enano que se interpuso en el camino de la fuente de la magia e intentó detenerla derribándola con su lanza.

Pero, procediera de donde procediera, la magia había llegado a Krynn, y para los enanos fue la mayor abominación: un poder carente de lógica, una fuerza sin las racionales y confortadoras reglas de la piedra y el metal, de la luz y la oscuridad, de las lunas y las montañas, y del ritmo de martillos y tambores.

Los enanos no querían tener nada que ver con la magia y hacían caso omiso de ella. Pero sus efectos se notaron.

La última guerra de los dragones en la distante Silvanesti, por ejemplo, era mucho peor que cualquiera de los conflictos previos habidos allí. Esta vez, los dragones habían atacado utilizando magia, y los resultados se habían extendido por todas partes. Poco se sabía en Thorin sobre la propia guerra, salvo que, a medida que los elfos se aferraban a sus bosques y contraatacaban, el conflicto trascendía a otros reinos. Ahora, por todas partes, a lo largo de todas las tierras conocidas, se estaban produciendo grandes emigraciones, y los enanos y sus vecinos estaban muy preocupados. El mal se había puesto en movimiento, y todos lo sabían.

En las hebras de realidad y leyenda había indicios inquietantes, perturbadores. El curso de la historia solía ir en dos direcciones: de vuelta a través del tiempo a lo que había sido y, de algún modo, hacia adelante, apuntando lo que aún estaba por ser.

Se notaba la proximidad de un cambio; un cambio que sería doloroso para todos los pueblos de Krynn. De algún modo, la magia podía tocar las vidas de todas las razas… y  nada volvería a ser igual…

¿Es la vida como el cocido? ¿O es el cocido como la vida? (una #fábula del universo #Dragonlance sobre la filosofía de los enanos gully)

Por Margaret Weis y Tracy Hickman

 

Los enanos gully no tienen más que un proverbio: «La vida es como el cocido». Aplican este axioma a todo cuanto encuentran, siendo los ejemplos más frecuentes «la montaña —o el río— es como el cocido» y «el Gran Bulp es como el cocido».

Lamentablemente, hubo una ocasión en que un enano gully de mente filosófica propuso la profunda reflexión «el cocido es como la vida».

La novedad sumió a la élite intelectual enanil en un torbellino. Proliferaron facciones, cismas y grupos escindidos, sobre todo entre quienes habían sufrido una larga exposición al sol. Se enfrentaron familias enteras, ya que unos defendías la tesis «la vida es como el cocido» y otros abogaban en favor de «el cocido es como la vida». Una noche hasta corrió la sangre, al atacar los partidarios del cocido a los de la vida después de que estos los llamaran «hongos de oro sucio» y «grumos de sumidero», insultos que acompañaron de groseras gesticulaciones.

Las cosas empeoraron. Las cuadrillas que se habían rebelado se subdividieron a su vez en grupúsculos cada día más radicales, y la batalla se recrudeció. Los tradicionalistas vociferaban «¡Vida!», mientras que los nuevos conversos proclamaban «¡Cocido!». También hubo una pequeña minoría favorable al «como», si bien, a falta de controversia, no llegó a florecer.

En la actualidad todavía no se ha resuelto el conflicto. Los viajeros que recorran tierras habitadas por enanos gully deben abstenerse de comer cocido, y más aún de filosofar sobre él.

Cántico del dragón (una #fábula cosmogónica del universo #Dragonlance)

Michael Williams 

De la Oscuridad de los dragones,

gracias a nuestros ruegos de Luz,

en la vacía superficie de la pálida luna negra

una Luz naciente brilló en Solamnia,

un poderoso caballero invocó a los verdaderos dioses

y forjó la poderosa Dragonlance,

atravesando el alma de los dragones,

apartando de las relucientes costas de Krynn

la sombra de sus alas.

Paladine, el Gran Dios del Bien,

brilló al lado de Huma,

reforzando la lanza de su brazo derecho,

y Huma, resplandeciente bajo miles de lunas,

expulsó a la Reina de la Oscuridad,

expulsó al enjambre de sus ululantes huestes

devolviéndolos al reino sin sentido de la muerte,

donde sus maldiciones cayeron sobre un vacío absoluto

lejos de aquella tierra iluminada.

Así acabó la Era de los Sueños

y comenzó la Era del Poder.

En el este apareció Istar, reino de luz y verdad,

donde minaretes de blanco y oro,

elevándose al cielo y a la gloria del cielo,

anunciaron el final del Mal.

E Istar, acunando y cantando a los largos veranos del Bien,

brilló como en meteoro

en los blancos cielos de los verdadero.

Pero en la plenitud de la luz del sol

el Rey de Istar vio sombras:

en la oscuridad vio que los árboles tenían dagas,

los riachuelos se oscurecían y espesaban bajo la silenciosa luna.

Buscó libros en los que hallar los senderos de Huma

buscó pergaminos, señales y encantamientos

para que también él pudiera invocar a los dioses,

encontrar apoyo para sus fines,

y desterrar, así, el Mal del mundo.

Los dioses abandonaron el mundo

y llegó la hora de la Oscuridad y la muerte.

Una montaña del fuego asoló Istar

y la ciudad explotó como un esqueleto en llamas.

De fértiles valles nacieron montañas,

los mares se filtraron en las grietas de las montañas;

sobre los mares abandonados suspiraron los desiertos,

los amplios caminos de Krynn estallaron,

convirtiéndose en senderos de muertos.

Entonces comenzó la Era de la Desesperación.

Los caminos se mezclaron.

Vientos y tormentas de arena visitaron las ciudades.

Llanuras y montañas se convirtieron en nuestros hogares.

Cuando los antiguos dioses perdieron su poder

gritamos hacia el cielo vacío,

hacia el frío y desmembrado gris,

a los oídos de los nuevos dioses.

Pero el cielo está sereno, silencioso, quieto.

Y aún tenemos que escuchar su respuesta.

Al fin llegaron al este,

a la ciudad sumergida y malograda tras perder su luz azul,

los Héroes, los compañeros de la posada,

herederos de su culpa.

Salieron de túneles y de frondosos bosques,

de las bajas llanuras, de las cabañas de los valles,

de las granjas azotadas por los Señores de la Guerra

y las Tinieblas.

Servían a la Luz, a las llamas cubiertas de la curación y la gracia.

Desde tantos lugares, perseguidos por huestes enemigas,

por legiones frías y fúlgidas,

arribaron portando la Vara a la demolida ciudad,

donde, bajo la maleza y los trinos de los pájaros,

bajo el vallenwood, bajo la eternidad y la revuelta negrera,

se abrió en la penumbra un pozo

que invocó a la fuente de la Luz,

que atrajo esa Luna a la esencia de sí misma,

a la plenitud de su fulgor divino.

Nuevos #Poemas de Navidad por Gerardo Díaz Díaz Infante

Gerardo Díaz Díaz Infante

”La Noche Buena“

Hoy
es noche buena
y mañana navidad.
Almas
llenas de amor se
visten de luces en cada hogar.
Todos esperan
con esperanza el nacimiento
del niño interno, que es un nuevo sol.
Que colmará
de dicha y abundancia a esta tierra, y
al corazón de cada uno, por la eternidad.

La Navidad nos recuerda un Renacimiento.
El nuevo Nacimiento que debemos realizar
en nuestro interior, y de esa manera liberar
a nuestra Alma, para lograr su Trascendencia.


”El ojo de la navidad“

En
unos días
llegará la navidad.
Todas
las almas se preparan,
para la gran fiesta de la humanidad.
Victoriosos,
cantan y caminan,
llevando cada uno tres regalos de amor.
Envueltos
en papel de plata y oro, y
en el centro un gran ojo de colores.
Corazón de cada niño que no para de cantar

”El corazón de la navidad“
Se habla
de los cielos y
también de las estrellas.
Se dice
que existe algo
afuera y distante de alcanzar.
En silencio,
une a todos en uno, y
abraza con amor a la humanidad.
Y
obtendrás la luz del nuevo sol,
que simboliza lo eterno e infinito,
que vive en el corazón de la navidad

”La Navidad“

El Espíritu
ilumina y colma
de paz la navidad.
Cada luz,
crea un sonido que alegra
todos los corazones en la tierra.
Y los colores forman
oraciones que se elevan al cielo,
para bendecir de amor a la humanidad.

#Haikus y #micropoemas del poeta venezolano Ramón Oswaldo González

Ramón Oswaldo González

De largo
Hay soledad
Que me visita

Para la flor
Sus pétalos
En holocausto

Es más
La nube
Que la mariposa

Este monte
Sin arrendajo
Está llamando

Dónde te oigo
Grito que alumbras
Revés de luna

Su voz
Que empapa
Lajas de altura
Sus escalones
Llorando frío

Volvió la rama
Desde hace tiempo
A ser pared

Si dices rosa
Busca que aromes
Su piel de altares

Una palabra
Acurrucada
De nada sirve

Hay que buscarla
Por los rincones
Sin que ella sepa

Junta tus manos
Vamos a airearla
Lejos del frío

Ayer llovía
Y el río
No dijo nada
Pasó de largo
Sin ser orilla

Cayó la rama
Sobre la tarde
Ambas murieron
Y yo también

Un naufragio
La habitación
Hunde palabras

Iba tan solo
Pero cayó
Desprevenido

El ojo
De la res
Lleva humo
De ceremonia

Brisa que va
Trayendo pájaros
Para otro día

Se fue
Llegó rápido
Era relámpago

Hasta la noche
Que ayer fue buena
Fingió desvelos

Si llueve
Búscame un sol
Que hable con Dios

Vastedad
Cercando llega
De gris acecho

Qué hago
Si se me muere
La soledad

Leo un libro
Como la vida
En una frase

Busco la página
Para beberla
Trago por trago

Esta cruz
Señala algo
Que no consigo

Oyéndome
A veces muero
De hacerme río

Para quedarme
Tengo el regreso
Que nunca duele

Busco el ojo
Que otro mira
Son paralelos

Me atisba
Su cercanía
Acecha su voz
De animal nuevo
Su cornamenta

Vidrio en reposo
Suma de espejos
Que arrastra todo

Con certeza
El mundo transita
A vaivén de ayer

Voz de ortiga
Que merodea
Dejando espinas

Signo de ave
Planeando nube
Rosa en picada

Araña y madera
Casa agujereada
En humo altísimo

El viento silba
Su mano amaga
Puño de vendaval

Es que
La lluvia
Sólo bromea
Lo dice el monte
Sin ser lindero

Posa la palma
Contra el paisaje
Su lejanía

Casa y sol
De anónimos
Es mi regreso

Un gato
A su hora
Dádiva de ayer

Reposo
Eso guarda
La memoria

En su mano
La nostalgia
Anida

Albergo
Páginas leídas
Lencería de antaño

Hasta un Dios
Que me persigue
Para desmentir
Tantos desvelos

El cielo trepa
Tras un sendero
Que va de viento

Dónde estará
La tierra
Para habitarme

Pesa vivir
De soledad
Apresurada

Hay un rezo
Entre malezas
De cementerio

¡FELIZ AÑO NUEVO 2018! LA EXPRESIÓN “FELIZ AÑO NUEVO” EN DIFERENTES IDIOMAS (+CALENDARIO 2018 Y VÍDEO MUSICAL DE UNA HORA CON MÚSICA DE AÑO NUEVO -Auld Lang Syne-)

¡Ha llegado 2018!
Describe en los comentarios del post tus sueños y deseos para el nuevo año.

La expresión “Feliz año nuevo” en diferentes idiomas:

Afrikáans (Sudáfrica) Gelukkige nuwejaar / voorspoedige nuwejaar
Akposso (Togo) Ilufio ètussé
Albanés (Albania) Gëzuar vitin e ri
Alemán (Alemania, Austria) Ein gutes neues jahr / prost neujahr
Alemán (Suiza) Es guets nöis
Alsaciano (Francia) E glëckliches nëies / güets nëies johr
Árabe عام سعيد (aam saiid / sana saiida)
Armenio Շնորհաւոր Նոր Տարի եւ Սուրբ Ծնունդ (Shnorhavor nor tari)
Asturiano-Leonés (España) Bon añu nuevu
Atikamekw (Canadá) Amokitanone
Azerí (Azerbaiyán) Yeni iliniz mubarek
Bambara (África occidental) Aw ni san’kura / bonne année
Basaa (Camerún) Mbuee
Bengalí (India) Subho nababarsho
Bereber (Norte de África) Asgwas amegas
Beti-Pahuin (África ecuatorial) Mbembe mbu
Bielorruso (Bielorrusia) З новым годам (z novym hodam)
Birmano (Birmania) hnit thit ku mingalar pa
Bosnio (Bosnia y Herzegovina) Sretna nova godina
Bretón (Francia) Bloavezh mat / bloavez mad
Búlgaro (Bulgaria) Честита нова година (chestita nova godina)
Catalán (España, Andorra) Bon any / Feliç Any Nou
Checo (República Checa) Šťastný nový rok
Chino cantonés (China) Sun lin fi lok / kung hé fat tsoi
Chino mandarín (China) 新年快乐 (xin nian kuai le / xin nian hao)
Chino 新年快乐.
Cingalés (Sri Lanka) shubha aluth awuruddak weiwa
Coreano (Corea del Norte y del Sur) 새해 복 많이 받으세요 Seh heh bok mani bat uh seyo
Corso (Córcega, Francia) Pace e salute
Creole (Haití) Bònn ané
Croata (Croacia) Sretna nova godina
Danés (Dinamarca) Godt nytår
Darí (Afganistán) Sale naw tabrik
Duala (Camerún) Mbu mwa bwam
Eslovaco (Eslovaquia) Šťastný nový rok
Eslovenio (Eslovenia) Srečno novo leto
Español (España y América) Feliz año nuevo
Esperanto Feliĉan novan jaron
Estonio (Estonia) Head uut aastat
Euskera (España y Francia) Urte berri on
Ewé (Ghana y Benín) Eƒé bé dzogbenyui nami
Ewondo (Camerún) Mbembe mbu
Feroés (Islas Feroe, Dinamarca) Gott nýggjár
Finés (Finlandia) Onnellista uutta vuotta
Flamenco (Bélgica) Gelukkig nieuwjaar
Francés (Francia) Bonne année
Frisón (Holanda) Lokkich neijier
Gaélico irlandés (Irlanda) Ath bhliain faoi mhaise
Galés (Gales, Reino Unido) Blwyddyn newydd dda
Gallego (España) Feliz aninovo
Georgiano (Georgia) გილოცავთ ახალ წელს (gilocavt akhal tsels)
Griego (Grecia) Καλή χρονιά Kali chronia
Guaraní (Argentina, Paraguay) Rogüerohory
Gujaratí (India) સાલ મુબારક Sal mubarak / nootan varshabhinandan
Hausa (Nigeria) Barka da sabuwar shekara
Hawaiano (Hawai, Estados Unidos) Hauoli makahiki hou
Hebreo (Israel) שנה טובה (shana tova)
Herero (Angola) Ombura ombe ombua
Hindí (India) नये साल की हार्दिक शुभकामनायें Nav varsh ki subhkamna
Hmong (Sudeste de Asia) Nyob zoo xyoo tshiab
Holandés (Holanda) Gelukkig nieuwjaar
Húngaro (Hungría) Boldog új évet
Islandés (Islandia) Gleðilegt nýtt ár
Indonesio (Indonesia) Selamat tahun baru
Inglés (Reino Unido, Estados Unidos, Australia…) Happy new year
Italiano (Italia) Felice anno nuovo, buon anno
Japonés (Japón) あけましておめでとうございます akemashite omedetô
Japonés “新年おめでとうございます” (Shin-nen omedetou gozaimasu).
Javanés (Indonesia) Sugeng warsa enggal
Kannada (Karnataka, India) Hosa varshada shubhaashayagalu
Kazako (Kazajistán) Zhana zhiliniz kutti bolsin
Khmer o Jemer (Camboya) Sur sdei chhnam thmei
Kimbu (Kenia) Ngethi cya mwaka mweru
Kiñaruanda (Ruanda) Umwaka mwiza
Kirundi (África central) Umwaka mwiza
Kúrdo (Kurdistán) Sala we ya nû pîroz be
Laosiano (Laos) sabai di pi mai
Latín (Vaticano) Felix sit annus novus
Letón (Letonia) Laimīgu jauno gadu
Ligur (Italia) Bón ànno nêuvo
Lingala (África central) Bonana / mbula ya sika elamu na tonbeli yo
Lituano (Lituania) Laimingų naujųjų metų
Luxemburgués (Luxemburgo) E gudd neit joër
Macedonio (Macedonia) Среќна нова година (srekna nova godina)
Malayalam (Kerala, India) Nava varsha ashamshagal
Malayo (Malaisia) Selamat tahun baru
Malgache (Madagascar) Arahaba tratry ny taona
Maltés (Malta) Is-sena t-tajba
Mangareva (Polinesia) Kia porotu te ano ou
Maorí (Nueva Zelanda) Kia hari te tau hou
Maratí (India) Navin varshaachya hardik shubbheccha
Mohawk (Estados Unidos y Canadá) Ose rase
Mongol Шинэ жилийн баярын мэнд хvргэе) (shine jiliin bayariin mend hurgeye)
Moré (Burkina Faso) Wênd na kô-d yuum-songo
Ndebelé (Sudáfrica) Umyaka omucha omuhle
Ngombalé (Camerún) Ngeu’ shwi pong mbeo paghe
Noruego (Noruega) Godt nyttår
Occitano (España, Francia, Italia) Bon annada
Oriya (India) Subha nababarsa / naba barsara hardika abhinandan
Papiamento (Curaçao) Felis anja nobo
Pastún (Afganistán) Nawe kaalmo mobarak sha
Persa (Irán) سال نو مبارک (sâle no mobârak)
Polaco (Polonia) Szczęśliwego nowego roku
Portugués (Portugal, Brasil) Feliz ano novo
Punjabí (India) (nave saal deeyan vadhaiyaan)
Romanche (Suiza) Bun di bun onn
Romaní (pueblo gitano) Baxtalo nevo bersh
Rumano (Rumanía) Un an nou fericit / la mulţi ani
Ruso С новым годом (s novim godom)
Sajón (Alemania) Gelükkig nyjaar
Samoano (Samoa) Ia manuia le tausaga fou
Sango (África central) Nzoni fini ngou
Sardo (Cerdeña) Bonu annu nou
Gaélico escocés Bliadhna mhath ur
Serbio (Serbia)Srećna nova godina / срећна нова година
Shimaore (Islas Comoras) Mwaha mwema
Shona (Zimbabue) Goredzva rakanaka
Siciliano (Sicilia) Bon Annu a Tutti.
Sindhi (Paquistán) Nain saal joon wadhayoon
Sobota (Hungría) Dobir leto
Somalí (Somalia) Sanad wanagsan
Sranan (Surinam) Wan bun nyun yari
Sueco (Suecia) Gott nytt år
Swahili (Kenia, Tanzania, África central) Mwaka mzuri / heri ya mwaka mpya
Tagalo (Filipinas) Manigong bagong taon
Tahitiano (Tahití, Francia) Ia orana i te matahiti api
Tamazight (Norte de África) Assugas amegaz
Tamil (Inida, Sri Lanka) Iniya puthandu nalvazhthukkal
Tártaro (Asia Central) Yaña yıl belän
Telugú (India) (nuthana samvathsara subhakankshalu)
Tailandés (Tailandia) สวัสดีปีใหม่ (sawatdii pimaï)
Tibetano (Tíbet) tashi delek / losar tashi delek
Tigre (Sudán, Etiopía) Sanat farah wa khare
Tshiluba (África central) Tshidimu tshilenga
Tsuana (Sur de África) Itumelele ngwaga o mosha
Tulu (India) Posa varshada shubashaya
Turco (Turquía) Yeni yılınız kutlu olsun
Udmurt (región de los Urales, Rusia) Vyľ aren
Ucraniano Щасливого нового року / з новим роком (z novym rokom)
Urdú (India y Pakistán) نايا سال مبارک Naya saal mubarik
Uzbeco (Uzbekistán) Yangi yilingiz qutlug’ bo’lsin
Valón (Bélgica) Ene boune anéye, ene boune sintéye
Valenciano (Bon any nou)
Vietnamita (Vietnam) Chúc mừng nǎm mới / cung chúc tân niên / cung chúc tân xuân
Wolof (Senegal, Gambia y Mauritania) Dewenati
Xhosa (Sudáfrica) Nyak’omtsha
Yiddish (Israel, Estados Unidos, Argentina…) A gut yohr
Zulú (Sudáfrica) Unyaka omusha omuhle

Disfruta además de este vídeo musical con música tradicional para año nuevo.

Veredicto del III Concurso Internacional de Microliteratura “Sólo50”

El blog “Sólo50”, baluarte de la brevedad literaria en español (https://solo50.wordpress.com/) tiene el placer de dar a conocer, en esta Nochebuena del año 2017, el veredicto del III Concurso Internacional de Microliteratura “Sólo50”.

En esta justa literaria participaron 149 escritoras y escritores de 11 países (Venezuela, Colombia, Bolivia, Argentina, Uruguay, Chile, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, México y España).

El concurso tuvo carácter transgenérico. En tal sentido, los textos podían corresponder a cualquiera de los géneros de la brevedad literaria: haiku, koan, parábola, fábula, aforismo, proverbio, microensayo, midrash, nanorelato, microrrelato, micropoema, tuiteratura, greguería, microbiografía, rubayyat, copla, microcrónica, microdiálogo, epigrama, verso libre, microreflexión filosófica o espiritual, y cualquier otro género que pueda plasmarse en 50 palabras o menos.

Se establecieron dos (2) categorías: a) Juvenil: de once (11) a diecisiete (17) años y b) Libre: de dieciocho (18) años en adelante

Lamentablemente, la categoría Juvenil quedó desierta.

Por su parte, en la categoría Libre, estos fueron los resultados:

Ganadora:

María Verónica Gibbs
(Santa Mónica, Municipio Libertador, Caracas)
Obra: Domador

Recibirá un premio de cuatro mil cuatrocientos cuarenta y cuatro bolívares con cuarenta y cuatro céntimos (Bs. 4.444,44) y diploma acreditativo virtual.

11 Finalistas (menciones honoríficas)

Antolín Martiñón Martínez
(Amatitlanes Lote #12, Izúcar de Matamoros, Puebla, México)
Obra: Haiku

Saúl Elías Macías Heredia
(Teodoro Flores 3217, Col. Ricardo Flores Magon, México)
Obra: Moribana

Marcos Julio Leal Ceballos
(Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela)
Obra: El Banco de la Infamia

Luís Enrique Núñez Rojas
(Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela)
Obra: Si las plantas fueran humanas

Juan Jacobo Melo
(Tulcán, Ecuador)
Obra: Entidad oculta

Liris Margarita Miyares Manuitt
(Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela)
Obra: Libertad

Silvia Gabriela Vázquez
(Buenos Aires, Argentina)
Obra: Mundo-nido

Juan Manuel Romero Á.
(Caricuao, Caracas, Venezuela)
Obra: Mutatio

Mariela Josefina Lugo García
(Yaritagua, estado Yaracuy, Venezuela)
Obra: Reclamo

Ildefonso Trallero Masó
(Madrid, España)
Obra: Emigrama

Fabio Descalzi Sgarbi
(Montevideo, Uruguay)
Obra: Frondosa inundación

Recibirán diploma acreditativo virtual.

La literatura es una disciplina, es un goce y una bendición: es una disciplina en la que se forja la templanza del espíritu; es un goce que enaltece los momentos felices de la vida y hace más tolerables los tiempos duros; y es una bendición tanto para el pertinaz escriba como para el lector ávido que frecuenta los variados mundos de la poesía y la imaginación. Con este humilde concurso y con nuestro Blog Sólo50, que ya atesora más de dos mil textos, queremos honrar el arte literario y bendecir al casi millón de personas que se han paseado por nuestras páginas virtuales.

¡Feliz Navidad y un 2018 lleno de dicha, prosperidad y metas cumplidas!

Caracas, Nochebuena de 2017