Fábula de mariposa y grajo

Mariposa: tan sagrado su vuelo como su fértil impronta

Carmelo Urso

entiempopresente4@gmail.com

Abandonó la mariposa su crisálida.

Pensó el Sabio:

“Crisálida, transfigurada emergió tu moradora… ¡sagrado será su vuelo!”.

Pero llegó volando un grajo… y a la mariposa comió.

Más tarde, desde las alturas defecaba el grajo.

Pensó el Sabio:

“Grajo, sagrado el fruto de tu vientre… ¡pues fertilizará a la Tierra!”.

El renacer

Ángel...
JAHZ
jahz127@hotmail.com

Ángel…

Una tormentosa tarde descendía hacia las tinieblas; eventos desafortunados opacaban mi percepción.

Al doblar, crucé mi camino con el de una joven que al mirarme a los ojos sonrió alegre, natural.

Ella revivió algo en mi que creía perdido; transmitió tranquilidad a mi perturbada alma.