Iceberg

El más gélido de los inviernos yacía en su interior, eternamente

Rod Risk

Fría, mustia, indiferente… así era ella, un pequeño témpano en el trópico.

El más gélido de los inviernos yacía en su interior, eternamente…

Al principio el amor hizo mella… -el hielo se resquebrajó.

Al final… -nieves perpetuas.

Puro Instinto

no aguantó más…la devoró

Rod Risk

La vio, sudó –coño qué ganas le tengo- murmuró lascivo. Ella estaba allí, incólume ante su mirada fiera; la melcocha corría a gotas por sus bordes, chocolatosa, prieta, olorosa… las estalactitas de babas pendían de su boca; no aguantó más…la devoró –verga, la tortica está buena…