Fábula de huestes perplejas

Carmelo Urso

50.000 partidarios gubernamentales marchan –armados- desde el Oeste.

50.000 opositores al gobierno avanzan –armados- desde el Este.

Se encuentran en el viejo puente del Centro.

La masacre parece inminente.

El repentino sismo (8,9 grados Richter) sorprende –y sepulta- a las perplejas multitudes.

Tan perplejo como sus seguidores o adversarios continúa en sus funciones –como siempre- el gobierno…

El infinito delirio que a todos confunde

...el soñador nunca existió...

 
Carmelo Ursohttp://carmelourso.wordpress.com/

entiempopresente4@gmail.com

Deviene el sueño del átomo en materia; deviene la materia en mitos: Cosmos, Tiempo, Hombre…

Alguien (¿yo?) engendra a Dios entre sombras. Tal Deidad –o alucinación- es soñada por mil dioses que nadie ensueña…

pues nunca existió el soñador

Apenas existe el Soñar…

…el infinito delirio que a todos confunde…

El distante fulgor de la profecía

La supernova de la guerra y la Paz

Carmelo Urso

http://carmelourso.wordpress.com/

entiempopresente4@gmail.com

twitter: @carmelourso

http://twitter.com/carmelourso

Degeneró la guerra en anarquía nuclear. El cataclismo cambió la órbita del planeta, que chocó con sus vecinos; cundieron hecatombes aún peores. Aquel caos acabó quebrantando al Sol…

…estalló…

En otro mundo, dos ejércitos avistaron la supernova: siglos atrás, aquel fulgor había sido profetizado.

Cumpliendo la profecía, firmaron la Paz.

Absinthe


Kaonashi

gabytor@gmail.com

www.absolutgaby.blogspot.com

En su universo verde me sumerjo. Destellos del presente me coquetean; lluvia de pensamientos fluorescentes me riega.

-Florezco.

Sobre mí, revolotea juguetona el hada verde. Un último destello.

-Desaparezco.

Floto dentro del vaso, verdor infinito. Resbalo con el dulzor del terrón de azúcar.

Fusión: me diluyo en fantasías neón.

Fortuito preludio de la vida conyugal

Pequeñas delicias de la vida conyugal

Carmelo Urso
http://carmelourso.wordpress.com/

entiempopresente4@gmail.com
twitter: @carmelourso

http://twitter.com/carmelourso

http://lablogoteca.20minutos.es/carmelo-urso-en-tiempo-presente-11984/0/

Aquel día, ella madrugó en lugar de demorarse. Por una vez ayunó. Salió corriendo de casa.

Él haraganeó. Por una vez desayunó. Demoró en salir –cosa que nunca hacía.

Al mediodía se encontraron -¿fortuitamente?- en el Metro. Se gustaron. Intercambiaron teléfonos.

Después, tuvieron una vida, un matrimonio, un divorcio juntos.

Running Hell

Con el fuego de mi arma me abrí paso entre ángeles demoniacos.

En homenaje al maestro Daisuke Amaya, alias Pixel, autor de Cave Story.

JAHZ

Apresurado descendía por el infierno.
Con el fuego de mi arma me abrí paso entre ángeles demoniacos.
Todo se venia abajo. En el caos hallé una cara amiga; me acompañó cubriéndome hasta el final…
Logramos acabar al mismísimo demonio y su aberrado santuario… al borde de la muerte fuimos salvados.

El renacer

Ángel...
JAHZ
jahz127@hotmail.com

Ángel…

Una tormentosa tarde descendía hacia las tinieblas; eventos desafortunados opacaban mi percepción.

Al doblar, crucé mi camino con el de una joven que al mirarme a los ojos sonrió alegre, natural.

Ella revivió algo en mi que creía perdido; transmitió tranquilidad a mi perturbada alma.

Periplo de una gota

Una gota... gema que perla a las flores del mundo cada amanecer...

Este relato resultó finalista del VI Concurso Internacional de Cuento y Poesía Breve “La Librería Mediática”.

Carmelo Urso
http://carmelourso.wordpress.com/

entiempopresente4@gmail.com

Una gota…

Polvo de arcaica estrella; soplo de errabunda cola de cometa; triza cósmica caída sobre un astro de aguas; antiquísima pizca de mar.

Perla de rocío al alba; hilo de nube al mediodía; brizna de lluvia al ocaso… ¡gema que vuelve a perlar las flores del mundo al amanecer!

…una gota.

 

La Playa

"Ayudan más no importunando...".

Francisco Machalskys

franmacha@hotmail.com

Un bañista recogía papeles y latas en la orilla. Una bióloga estudiaba el deteriorado ecosistema playero. Se le acercó.

–Kilos de basura- dijo ella.

–Ahora hay un gramo menos- contestó él.

La irritó su ingenuo optimismo.

–Si todos recogieran un poco…

 –Ayudan más no importunando.

Lo vio alejarse. Pensó:

–Iluso.