Hasta que la muerte los separe

Hasta que la muerte los separe

Rod Risk

–¡Miénteme, dime que todo está bien!
La verdad hiere demasiado.
–Prefiero vivir un amor de ensueño a una lamentable realidad…
¡Quiero estar contigo por siempre, te amo, TE AMO, TE AMO, TE ODIO!
¡Bang!; luego, medio frasco de grageas somníferas y un buen Bourbon.

Día “D”

Evidenció la amarga distensión

Rod Risk

Ella volteó, lanzó una última mirada; la cristalizada visión que tuvo se tatuó en su retina.
Lo vio alejarse tambaleante, tosco.
Evidenció la amarga distensión por primera vez: su amor eterno se desvanecía en la bruma nocturna.
Polonia le era tan ajena; recibió una bandera a cambio de un padre.

¡Házlo! (agónico adiós)

El adiós siempre esconde algo

Rod Risk

–Eres fría- murmuró…
–Debo serlo; en un mundo como éste cuesta sobrevivir.
–¡Ja! Y me lo dices a mí, atada, herida y compartiendo mis últimos minutos con una golfa psicópata como tú… ¡termina el maldito trabajo de una vez!
Apenas tuvo tiempo de ver el reluciente puñal