La condena de la nada

Al igual que la casa, vacío estoy…

Rod Risk

Lo que no te mata, te hace más extraño…

Christopher Nolan y Jonah Nolan, The Dark Night

Inmóvil frente al televisor; las horas pasan sin más. Una casa vacía no es un hogar. Ajeno, frío, hosco… allí me marchito, me hago uno con la soledad.

Un día te levantas pensando

–Mañana será mejor… (No es así; al igual que la casa, vacío estoy).

Rewind and push love

¡Mata al olvido cada vez que puedas!

Rod Risk

Lo abofeteó –¡Jamás te perdonaré!
Años, meses, días…pasaron.
Ella no volvió a amar.
Un amargo duelo la arropó
Un día, al llegar a casa la luz de la contestadora brillaba en la oscuridad
Pulsó play.
–Algún día espero decir las palabras que mereces…
Esa noche no durmió –aunque… volvió a amar.

Día “D”

Evidenció la amarga distensión

Rod Risk

Ella volteó, lanzó una última mirada; la cristalizada visión que tuvo se tatuó en su retina.
Lo vio alejarse tambaleante, tosco.
Evidenció la amarga distensión por primera vez: su amor eterno se desvanecía en la bruma nocturna.
Polonia le era tan ajena; recibió una bandera a cambio de un padre.