Ascensión

Pero no puedo quedarme. No debo

JAHZ

Extiendo las alas, me elevo rápidamente, cruzo nubes, atravieso el cielo, me detengo y miro atrás. El lugar en que solía vivir…
Tantos momentos, personas, recuerdos… seco con mi mano una nostálgica lágrima.
Pero no puedo quedarme. No debo…
Tengo que seguir..

El principito

Nada importaba...

Kaonashi

gabytor@gmail.com

Fuera de su habitación el caos reinaba. Los edificios se desplomaban vertiginosamente, las carreteras se retorcían como sábanas de asfalto tendidas al sol. La tierra, colérica se estremecía.

Nada importaba.

Dentro de su ruidosa habitación, él -atiborrado de anfetas- reinaba en su propio mundo.

Su limbo psicodélico.

Calada celestial

Nunca había disfrutado tanto a Corintios...

Francisco Machalskys

Kaonashi

Rod Risk

No quedaban libros, ya no había papel para enrolar, sólo la Biblia y sus suaves folios. Jamás había disfrutado tanto a Corintios… y el Apocalipsis no fue tan terrible.